#49 La decisión: Pinchar la adrenalina o no pincharla

(Semana Mundial de la Alergia,
2015 centrada en alergias respiratorias; 2016, al polen; 2017, urticaria)

*Revisado 16-04-2017*

¡Qué no! ¡Qué no! ¡La inyección de adrenalina al corazón, NO!
Tan importante como administrarla a tiempo en un shock anafiláctico es saber cómo hacerlo.
Y si bien uno tiene que ser responsable de su propio autocuidado, también hay que instruir a la gente de tu alrededor por si acaso tú no puedes hacerlo en ese momento (por pérdida de conocimiento, por ejemplo).


La anafilaxia es una reacción alérgica grave o muy grave y rápida que puede llegar a ser mortal. Por eso es tan importante actuar rápidamente.
Pero solo se debe administrar la adrenalina (epinefrina) si estamos seguros* de que se trata de un shock anafiláctico, no ante el menor síntoma: Es un tratamiento de emergencia, para que de tiempo a llegar a urgencias y ser tratado adecuadamente.
Esta intervención a menudo ayuda a que los síntomas respiratorios, digestivos, circulatorios... tengan menor intensidad al estar ya en manos de los sanitarios y suele haber menos posibilidades de ingreso hospitalario posterior.
Una persona con alergia debe llevar su inyección de adrenalina siempre consigo así como comprobar periódicamente que está en buen estado (pierde su efecto con el calor y la humedad) y no se ha pasado la fecha de caducidad.
Aunque cuando te lo recetan, el alergólogo te explica como usarla, es importante leer las instrucciones de vez en cuando y ver vídeos como estos para estar familiarizado con el manejo, porque en la situación, los nervios pueden jugar malas pasadas. ¡El conocimiento es poder!


Yo tenía fobia a las agujas y, aunque lo he superado, podéis imaginar lo que aún me supone tantas analíticas y vías. Pero pensar en inyectarme a mí misma... puf. Intento imaginarlo paso por paso, me digo que seré capaz... Aunque realmente no lo sé. Espero seguir entregando bolis caducados en la farmacia y comprar uno nuevo cada vez (porque la otra opción, pasar un shock anafiláctico a pelo como fue el primero, sola y sin ayuda, nunca mais).
Yo he tenido varios autoinyectores de diferentes marcas y el funcionamiento es siempre el mismo: Va en una carcasa que hay que abrir, sacas el boli, quitas el tapón de seguridad (de la parte más ancha), lo coges como un puñal con el protector de aguja (la parte más estrecha) hacia el muslo y lo clavas enérgicamente (ese es el punto que me preocupa, la fuerza con la que hay que hacerlo, porque también se puede presionar). Hará un click y lo mantienes durante 10 segundos. Retiras el boli, masajeas la zona durante otros 10 segundos. Y en cuanto haya un poco de mejoría (o no) tras tumbarse un poco, chutando para urgencias.
La aguja no se ve en ningún momento y realmente no hace falta tener conocimientos más específicos que leer las instrucciones para usarlo adecuadamente.
Estos son algunos testimonios de primera mano:


*Ante la duda, es mejor poner la adrenalina que no. Obviamente, si no era necesaria va a haber un subidón con temblores, palpitaciones, nerviosismo... pero es más seguro que un shock sin tratar. Lo que hay que tener claro es que el mejor tratamiento en alergias es la evitación del alérgeno, y que el autoinyector de adrenalina es algo puntual, para una emergencia que se presente.

PD (18-04-15): En comentarios hablo de la "contaminación cruzada". Es cuando comes algo que en principio no te da alergia pero ha estado en contacto con algún alérgeno. Pongo ejemplos:

- En el comedor del trabajo un único utensilio para servir ensaladas y frutas (donde había melocotón y kiwi, a los que tengo alergia). Esa ensalada ya no la puedo comer. Pero no se ve a simple vista. Aprendes a base de ponerte mala e investigar qué ha pasado.
- En una cena me puse malísima. ¿Qué ocurrió? Había berenjenas con miel (a la que tengo alergia) y todos pinchamos en la ensalada. sus restos de miel en los tenedores fueron suficientes para que la ensalada estuviese contaminada.
- Las pastelerías son zona roja. Se sirven los pasteles con las mismas pinzas. O están juntos pasteles con o sin miel, que no se ve a simple vista. Es de los sitios donde tengo que tener más cuidado. Aunque con el tema de la lactosa ya casi no los pruebo.

Imagen:  Por A Beer For The Shower
Vídeos: Por Proyecto CESA (Programa de educación en autocuidados para padres y niños con alergias alimentarias graves y anafilaxia)

Temas Relacionados:
#12 No es por capricho: Intolerancias y alergias alimentarias
#20 Parabenos: Para bien y para mal

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


4 comentarios :

  1. Me gusta!!, las alergias son tan comunes y el shock anafiláctico tan grave que creo que tu post debería ser lectura obligada en los colegios.

    Como esclerótica que se pincha cada semana con un mecanismo parecido, te aseguro que no es tan difícil. Tranquilidad, decisión y el autoinyector lo hace casi todo. No tendrás problemas si tienes que hacerlo.

    Pero te deseo que sigas tirando inyectores caducados, ¡que nunca tengas que pinchartelos por necesidad!.
    Un abrazo mi niña. Cleo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En colegios y campamentos todavía falta mucho trabajo por hacer en este terreno. Y como dices, es muy importante.
      Muchas gracias Cleo, espero no necesitarlo pero seguro que me acordaré de ti para tranquilizarme y hacerlo bien :)
      Desde que tengo el autoinyector he tenido problemas por contaminación cruzada y se pasa mal; pero no he llegado a pincharme y espero que así siga. ¡Besos!

      Eliminar
  2. Desde que ví Pulp Fiction siempre había creido la leyenda urbana de pinchar en el corazón en plan puñalada!! (Cuánto daño hacen algunas pelis XD), pero desde que nació mi hijo Miguel, que tiene alergia al huevo, ya aprendí como hacerlo. Tenemos en casa su inyección, y en el cole tienen otra, y la verdad que los maestros cuando hacen guateques, fiestas y demás, se preocupan mucho con los niños alérgicos como él, le ponen un cartelito al cuello con la alergia, y están muy pendientes, al menos en este colegio están muy concienciados con esto.

    Y es lo que deberían de hacer todos, ya que cada vez nacen más niños con alergias e intolerancias... Deberían de recibir una formación específica y un protocolo de actuación... Y me voy a extender en esto hasta en los servicios de hostelería, bares, restaurantes, etc... Porque hay sí que la información y formación es cero patatero!!

    Pues como dice Cleo, espero que tanto tú como yo con mi peque sigamos tirando los autoinyectables caducados a la basura!! ;)

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es estupendo. Yo al contrario, conozco a una mamá que el crío ni puede ir a los cumples porque, después de un par de sustos, no se arriesga más.
      En hostelería apenas hay concienciación; y de la contaminación cruzada ya ni hablamos. La formación y la ley cojea. Pues como os enseñé, a mi no me sirve de nada que al final de la carta indique que hay lácteos, marisco, pescado..., si no lo especifica en cada plato lo que lleva. Conclusión: salir a comer sigue siendo un riesgo asumido.

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent