#68 Día Mundial de la Leche... Sin lactosa, por favor (2015)

El Día Mundial de la Leche se celebra el 1 de junio

*Revisado 31-05-2016*

Parece que el mundo se divide entre los que están a favor y los que están en contra del consumo de leche una vez pasados los primeros años de infancia.
El 1 de junio se conmemora el Día Mundial de la Leche para destacar sus cualidades y beneficios.
Así que me parece una buena ocasión para "iluminar" a los que piensan que ser intolerante a la lactosa es una moda, un capricho, una opción sana, energética o ligera o algo que sólo afecta a la marca de leche que compras para tomar el café de la mañana.

Sorteando la lactosa a diario

Es increíble lo que puede hacer un poco de marketing. Como dice Goyo, "no lo cuento, lo hago". Bueno os lo cuento porque si no, os tengo que poner los vídeos.
  • Madre que se arrastra superpesada todo el día porque ha tomado leche normal. Ahora que toma sin lactosa baila en el desayuno con la familia y pega un brinco (que solo se ve ese estilo de salto en los anuncios)
  • Anuncio aparentemente "feminista" y "reivindicativo". Que me rompe todos los esquemas porque va dirigido claramente a mujeres (no sale un solo hombre) y habla de sentirse ligera, libre y dar el paso al cambio si algo no te gusta. Pos fale.  Luego normal que nadie se tome en serio el movimiento. Ni a los intolerantes. Es que este anuncio da para un post entero. Lo dejo aquí.
  • Niño repelente grabando un video. A su madre la leche antes no le sentaba bien *se frota la barriga y dice "puaj"* (creía que no le sentaba bien, no que le diera asco). Ahora la madre usa el brick de leche sin lactosa como micro cantando y bailando en la cocina. 
  • Solo he encontrado uno donde anuncia oferta en sus variedades de Calcio y Sin Lactosa, porque todo el mundo merece el mejor sabor según las necesidades ("los que la prefieren sin lactosa". Yo no es que la prefiera, es que la necesito, pero visto lo visto, la damos por buena).
Conclusión: Me están engañando con mi leche porque ni me da energía, ni vitalidad, ni alegría, ni canto, ni bailo, ni salto al tomarla.
Pero ¿este tipo de leche engorda menos? ¿Sienta mejor?
¿Por qué no empezamos por el principio aclarando qué es la leche sin lactosa
De entrada el nombre es, cuanto menos, inexacto. Debería llamarse leche baja en lactosa o leche con lactasa. ¿Por qué? La leche tiene dos azúcares (la glucosa y la galactosa) que están unidos. La lactasa es la enzima que los separa y permite la absorción de los mismos en el intestino. Sin embargo, los intolerantes a la lactosa carecemos o no la tenemos en cantidad suficiente (y eso es lo que produce toda la sintomatología cuando consumimos leche convencional).
Lo que hacen las empresas es añadir esta enzima (lactasa) al producto lácteo, de manera que separa los azúcares por nosotros y nos ayuda a digerirla (siempre estamos hablando de intolerantes).
Esto no quiere decir que la leche y otros productos sin lactosa tengan menos azúcares y engorden menos. Si comparáis etiquetas tienen las mismas calorías, azúcares, grasas y proteínas que la leche normal. 
Así que los únicos productos realmente sin lactosa son los que, siendo parte de la receta habitual, no contienen leche (algunas mayonesas, embutidos con proteína de soja...).
Conclusión 2: la leche sin lactosa solo sirve para intolerantes a la lactosa. ¡¿Quién lo iba a decir?!

Puede que ahora entendáis por qué hace unos meses, a petición de FACUA, el chocolate de una marca blanca cambió la denominación sin lactosa por bajo en lactosa (ya que hay una pequeña cantidad de la misma).
Y es que, aunque las intolerancias no son peligrosas como lo son las alergias, te pones lo suficientemente malo como para hacer todo lo posible para evitar lo que te las produce.
Con la miel, por poner un ejemplo, no me puedo permitir un error. Con los lácteos puedo "tolerar" cierto margen. Pero a costa de vientre hinchado, mucho dolor, gases y visitas constantes al baño que si se da por la noche no me dejan dormir. Así que diría que no compensa.

Amo mi café o té - pero - siempre con leche vegetal

Una vez que te han hecho las pruebas y sabes que eres intolerante hay que hacer un cambio de dieta. Y es más difícil de lo que parece, sobretodo, porque la lactosa está en muchos más productos de los que pensaba: embutidos, snacks, galletas, bollería, cereales, cremas de verduras, patés, salsas como bechamel o mayonesa, pan y pan de molde, congelados... y obviamente todo lo que tiene leche, mantequilla, queso, nata, yogurt, chocolate con leche... y hasta medicamentos.
Actualización (11-06-2015): Puede ayudarte a identificar la lactosa Alimentos prohibidos y otras trampas en el camino

Yo cuando tengo duda en algo le pregunto a mis médicos. 
Por ejemplo, los yogures los he sustituido por preparados de soja. Pero leí que no es buena para enfermedades como el Lupus por las isoflavonas. Le pregunté a mi reumatóloga y me dijo que tampoco me iba a comer un campo de soja (somos andaluzas). Así que lo que hago es alternar la leche de soja y la sin lactosa para disminuir la cantidad de la leguminosa.
A la alergóloga (aunque me la diagnosticó el digestivo), le pregunté si podía tomar lo que indicase que contiene proteína de leche (la intolerancia a la lactosa y la alergia a la proteína son dos cosas muy distintas), y me aconsejó que mejor no.
Por decisión propia (ya que, como digo, no tengo alergia a la leche sino intolerancia a la lactosa), compro los productos que dicen "puede contener trazas de leche", porque entre esto y el resto de mis intolerancias y alergias me alimento del aire.
PERO NO ES SERIO. No pueden jugar de esa manera a la ruleta rusa. Puede que sí, puede que no. Porque yo es posible que pueda tolerar esas pequeñas cantidades de leche si existen (tolerar no significa que siente bien, es que tengo menos síntomas o más suaves), pero para un alérgico a la proteína de la leche es *VITAL saberlo. Y aparece en los alimentos más insospechados.
Aún con todo, al comprar lo controlas un poco más que al salir a comer o tomar un café (ya os contaré la odisea que supone otro día; y os enseñaré ejemplos de cartas de hostelería indicando alérgenos).
Bueno, controlas si encuentras, porque ahora que llega el verano existen marcas de helados sin lactosa que no llegan a los supermercados ¿Dónde los venden? Solo encuentro de soja o arroz (que no puedo tomar) tipo helado de nata (que no me gustan). Al final he vuelto a los polos de hielo y hago compañía cuando nos sentamos en una terraza a tomar helado o yogur con topping.
Actualización (18-06-2015): Me he encontrado dos agradables sorpresas tras escribir el post. Una, la semana pasada: los polos sin lactosa (pero con trazas de proteína de leche) de Hacendado. Este año venden los dos sabores por separado, así que he comprado los de limón. La otra, hoy he encontrado una tarrina de helado de vainilla con leche sin lactosa de Eroski. Helados de marcas, sigo sin encontrar en establecimientos. ¡Pero ya es algo! (lo malo es mirar toda la linea de frigoríficos porque ni siquiera ponen juntos los de sin azúcar y los de sin lactosa, que sería aplicar alguna lógica).

Así que es "gracioso" cuando la gente sabe que tienes intolerancia a la lactosa porque enseguida te dice que hay marcas de leche específicas (lo que no saben son los precios que tienen los sin lactosa/sin gluten...). La leche no es el problema (siempre que la marca sea lo suficientemente buena; porque no todas llevan la misma cantidad de lactasa. O sea, que te sigue sentando fatal-y sus desagradables consecuencias). El tema está en evitar, como os he dicho, productos que ni sospechabas. Y eso me ha llevado a dejar de tomar muchas cosas que me gustaban (porque debido a la fatiga tampoco me las puedo hacer en casa usando el producto adecuado).
Pero es que además, hay que tener cuidado con las alternativas vegetales y leer las etiquetas. Las marcas de leche de almendras deberían entrar en el apartado de homeopatia porque son prácticamente agua y azúcar. Con el porcentaje de almendras que tiene (un 2% - 20 gramos por litro) no aporta NADA de calcio. O sea, que casi mejor tomarte los frutos secos solos.
Por eso, aunque los quesos sin lactosa no me gustan, los tomo porque el calcio de la verdura y otras fuentes no me parecen suficiente, especialmente tomando corticoides y sin oler el sol. 

¿Cómo afecta la lactosa de los medicamentos a los intolerantes?
El 20% de los medicamentos tienen lactosa como excipiente (son baratos y ayudan a compactar o dar brillo a la pastilla). Se supone que deberían existir alternativas que no la usen pero no siempre las hay (por ejemplo, los corticoides que uso). Y tomar a diario un suplemento de lactasa para contrarrestar los efectos secundarios, pues... como que no. (CERRADA) Por eso os pido que después de haber leído todo esto, colaboréis en esta recogida de firmas

Y ya que hace poco ha sido su día mundial, aprovecho para acercaros la problemática diaria de los celíacos Los celiacos no son personas normales

En farmacias y parafarmacias hay diferentes marcas y presentaciones de lactasa. No requieren receta pero consulta con el médico o farmacéutico antes de probarlas. Se recomienda tomarla puntualmente.
Imagen: Instalación de la serie artística Roy's People de Roy Tyson.
Foto: de veggieroom.es

Temas relacionados:
#12 No es por capricho: Intolerancias y alergias alimentarias
#49 La decisión: Pinchar la adrenalina o no pincharla*

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


6 comentarios :

  1. No jorobes que se usa la lactosa para “compactar o dar brillo” a los medicamentos. Me parto, pero en plan que me parto porque es de coña esto.
    Me encanta también la manera que tienen de vender esto, “la nueva moda de la gente sana y cool”, como tan bien has expresado cuando es un problema real para mucha gente. Tremendo xD (permíteme que me ría, porque es que es de traca).
    Deseando que cuentes experiencias en cafeterías!

    Yo no soy intolerante ni nada de eso, pero hace un tiempo me vendieron que no debería tomar leche de vaca y me lo creí… pero es que me dan tanto asco las leches vegetales que termino recayendo siempre, jaja. Y siempre digo “total, para un cola cao que me tomo” (no me gustan los tés, y el café lo amo pero con el intestino irritable no me conviene tomarlo). La soja la odio bastante también. La única leche no-de-vaca que he tomado y me ha entrado bien (ojo, que no “gustado”) es la de avellana, pero para lo que cuesta un brick, mejor me compro un pack de 6 de leche de vaca.

    El precio, otro tema que tratas tan bien. En fin, que comparto tu indignación aunque sólo sea por solidaridad, es muy fuerte que productos necesarios para cierta gente sean carísimos, como si ser celíaco o intolerante a la lactosa fuese solo problema de ricos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo leche vegetal solo he probado la de soja porque de almendra y otras se me van de precio totalmente. Y el sabor depende MUCHÍSIMO de la marca. A algunos "yogures" le ponen tanto azúcar para que no amargue que tiene que tirar por alto lo que tenga de beneficioso.
      Tengo una cafetería fichada donde está buenísimo el café con leche, tiene regusto a canela.
      Por lo demás, comparto tu "risa".

      Eliminar
  2. Es inadmisible que después de 20 años las cosas hayan cambiado tan poco. Digo esto porque mi hijo desde su primer año de vida empezó con "alergia a la leche" entonces no sabían decirme si era intolerante a la lactosa o alérgico a la leche. Con el paso del tiempo también le salieron otras alergias hasta que con 4 años tenía: alergia a la leche, a el huevo, algunas legumbres, al pescado y a los frutos secos. Su dieta se convirtió en un rompecabezas, no solo por saber que tenía que comer, sino también porque producto debía comprar. Las etiquetas no obligaba la ley a que pusieran todos sus componentes y además cambiaban continuamente de ingredientes. Tenía que leer continuamente las etiquetas, sin fiarme de una marca que acostumbraba a comprar. Gracias a su pediatra tuve una lista de los aditivos, conservantes y demás que no podían tener dichos productos y la aprendí de memoria para no tener que sacar la lista en el súper cada vez que compraba. Y aún así algún producto que tomaba como rutinario nos dio algún que otro disgusto, sin contar que era una pesadilla cada vez que salíamos a comer fuera puesto que al preguntar te tomaban por loco o gili... Puesto que preguntabas con que estaba hecho cada plato. Evidentemente nunca pudo quedarse a comer en la escuela y hasta para los cumpleaños de sus amigos debía llevar su propia merienda, chuches y tarta con los consecuentes comentarios pertinentes de alguna mamá. Desde su más tierna infancia hubo que concienciarle de que no podía aceptar nada de comer, aunque se lo diera la mamá de su amigo. Un caos que por desgracia aún continua. Por cierto, mi hijo no está vacunado(solo de polio y alguna de las más tempranas) y no porque no quiera, sino porque la mayoría de las vacunas se incuban en huevo (eso fue lo que me dijo su pediatra) y con 13 años decidieron que no todas habría que ponérselas por miedo a que al ir directamente pudiera causarle una reacción fuerte.
    De los precios ni hablamos, solo una estimación aproximada: en lo que gastaba en una semana para mi hijo, compraba para tres durante casi un mes.
    Por suerte para mi hijo y para mi, sus alergias desaparecieron a los 13 años, excepto la de frutos secos que aún la mantiene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de leer lo último porque vaya tela. No hay concienciación ninguna de la importancia que tiene el etiquetado en la comida y el listado de ingredientes en hostelería, por más que hagan leyes que son un paripé.
      El carnet de manipulador de alimentos no sirve absolutamente de nada, no se cuida la intoxicación cruzada (yo he tenido problemas con eso).
      Comer fuera de casa es un deporte de riesgo, un sinvivir y encima como dices no te libras de los comentarios, miradas... de unos y de otros.
      Y la compra... la pesadilla de cada semana en todos los sentidos. Deberíamos plantearnos el ayuno a ver.

      Eliminar
  3. Me encanta la explicación de la "leche sin lactosa", ¡por fin lo he entendido! :).
    Yo soy intolerante pero leve, tomo leche de soja y nunca de vaca; y no me preocupo mucho de más cosas.
    Pero es cierto que, cuando me detectaron la intolerancia, estuve mirando alternativas; la conclusión es la misma que lo que tanto nos dicen los celíacos: si necesitas salirte de la normalidad en la alimentación tienes que ser millonario :(

    Lo de los excipientes en los medicamentos no tiene nombre; dentro de poco habrá medicinas para la intolerancia a la lactosa con lactosa como excipiente. Todas las medicinas la llevan!!

    Muy buen post peque; un besazo, Cleo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día pedimos "café con leche con lactasa, por favor" y los dejamos a todos locos jaja
      Sí, es increíble el extra que hay que pagar por estas cosas cuando es una necesidad, no un capricho del que se pueda prescindir.
      Lo absurdo llega cuando en tu historial médico consta la intolerancia a la lactosa supuestamente para tenerlo en cuenta para la medicación, y en tu tratamiento hay pastillas con ello. Hasta en el hospital tuve problemas con los menús, siendo dieta especial.
      Somos un cartelito y poco más.
      ¡Un besazo!

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent