miércoles, 10 de junio de 2015

#72 Relajación:Técnica respiratoria (para pruebas diagnósticas)

Son muchas las pruebas y tests a los que tenemos que someternos cuando sufrimos ciertas enfermedades.
La presión de las continuas citas, las circunstancias cambiantes y la propia enfermedad a veces pasan factura en forma de ansiedad en diferente grado.
Siempre os voy a aconsejar que os pongáis en manos de un psicólogo y/o psiquiatra colegiado si tenéis síntomas ansioso-depresivos que no podéis o no sabéis manejar.
Yo aquí simplemente os voy a explicar una técnica de respiración que puede ayudaros a llevar mejor ese momento poco agradable de hacerse un TAC o una resonancia. O cualquier otra cita que os inquiete. También puede serviros como inicio para dar paso a otras técnicas de relajación, que pueden practicarse habitualmente.



Lo primero es buscar la posición y ambiente que os resulten más cómodos. Sentado o tumbado. Con o sin música. Con los ojos abiertos o cerrados (aunque recomendaría lo último porque se limitan los estímulos a los que atendemos y es más fácil centrarnos en la respiración, que es en lo que consiste este ejercicio).
Ponéis una mano sobre el estómago para controlar cómo sube y baja con las respiraciones a realizar. Váis a hacer series de inspiraciones - espiraciones, que empiezan siendo cortas y se irán alargando a medida que vayáis practicando y aguantéis mejor. 
Para empezar tomáis aire por la nariz despacio llevando el aire al estómago. Tenéis que notar con la mano cómo se hincha el vientre. Cuando llegue a vuestro "tope" cómodo, hacéis una pequeña pausa sin respirar y soltáis el aire lentamente por la boca, notando con la mano cómo baja la barriga.
Cuando hayáis hecho esto un par de veces, váis a hacer lo mismo pero contando cuánto dura la inspiración - espiración. Es decir, tomáis aire despacio por la nariz, empezáis a contar, notando como sube la barriga hasta que llegue a vuestro tope, hacéis la pequeña pausa sin respirar y dejáis de contar (por ejemplo, habréis contado hasta 3). Entonces expulsáis el aire lentamente por la boca, contando nuevamente (otros 3) y sintiendo cómo baja la barriga.
Así haréis series de 3-3. Cuando controléis esa duración de inspiración - espiración, váis alargando un númeo más (4-4), de manera que la respiración será cada vez más lenta y profunda. Esto lo podéis hacer en una misma sesión o en varias. Según vuestra propia evolución. Y podréis llegar, poco a poco, hasta 7-7 u 8-8. A lo que lleguéis mientras os sintáis cómodos.
Lo principal es que os centréis en que con la respiración sube y baja el vientre porque estaréis llevando el aire al lugar correcto. También que tomáis el aire por la nariz y lo soltáis por la boca lentamente. Así como que no tensáis el resto del cuerpo por hinchar la barriga.
Cuando lo controléis, no hará falta que pongáis la mano en el vientre, por lo que podréis utilizar esta técnia dentro de la máquina de resonancia, o en la sala de espera con cierta discreción antes de una prueba.
Lo que sí es importante es empezar a entrenar con tranquilidad en casa primero e ir mejorando poco a poco con la práctica, ya que con el ruido del TAC no es buena idea experimentar por primera vez dentro de la máquina.
Recordaros también que puede ser normal no conseguir una relajación profunda las primeras veces que se prueba ésta y otras técnicas de relajación si no se han realizado antes, porque estamos pendientes de las instrucciones, de lo que está pasando... Como tantas cosas en esta vida, requiere práctica y poco a poco lo iréis consiguiendo y mejorando si no sale a la primera. ¡A ver qué tal os va!

Foto: Fotograma de The Fountain (2006), La Fuente de la Vida.

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


4 comentarios :

  1. Es genial que compartas con tod@s los que sufrimos las "perrerías" de las pruebas, ya que nuestros niveles de ansiedad se disparan. Y la verdad, funciona! La última vez que lo practiqué, y es complicado porque estás con el médico y enfermera dándote instrucciones, fué en mi segunda EMG, y de maravilla!
    Recuerdo que en la primera casi salí llorando, entre el dolor y los nervios. El estado de ansiedad hace que te duela más, que te agobies más... horrible!!
    Para las resonacias magnéticas, mano de santo!! Y lo mejor de todo, no hace falta que estés en medio de una prueba, en tu casita, tranquilamente lo practicas y te quedas como nueva!

    Muchas gracias por compartir estas cositas tan útiles!!

    Un saludo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra muchísimo que te ayude Ana ^^
      Un besazo

      Eliminar
  2. En este post suspendo. He intentado cientos de veces relajación y meditación, y todo empieza por la respiración; fracaso total.
    Como buena esclerótica tengo mucha ansiedad y necesito tranquilizante muchas veces al día. Y lo hago controlando el ritmo respiratorio, y funciona.

    Pero en secuencias como la que dices, antes de llegar a contar 3 ya estoy a 5 mundos de distancia pensando en otra cosa. Negada total :(

    Afortunadamente en las RM hago lo mismo, antes de que los malditos ruidos me pongan nerviosa ya estoy pensando en otras 500 cosas y ni me entero. Menos mal.

    Un besote y gracias por compartirlo. Cleo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay mal que por bien no venga ;)
      Si controlas el ritmo respiratorio y te funciona, ¿qué más da que no puedas hacer secuencias?
      Cada cual tiene que encontrar su forma de relajarse, la técnica es lo de menos siempre que sepas a qué recurrir cuando lo necesites.
      ¡Un beso!

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent