jueves, 17 de noviembre de 2016

#222 Ir al cine: Siempre es una historia de terror

Recuerdo aquellas tardes de domingo de sesión doble. Escondiendo chuches en el anorak (tu primer contrabando Chispas ♪♫) y abriendo la boca con la lengua llena de Peta Zeta rosa que explotaban y te hundías en la butaca entre risas sofocadas con tu amiga.
Ibas creciendo y siempre era el plan o la alternativa.
En cualquier caso echo mucho de menos ir semanalmente al cine. Es la mejor manera de ver una película especialmente cuando hay paisajes, buena música.... he visto escenas después en la tv, que no me han dicho nada.
La cuestión económica se ha convertido en un impedimento para ir a menudo (como para muchos otros), pero se me añade un extra.



Las enfermedades han cambiado totalmente la experiencia de ver una película en el cine:

  • Lo primero de todo: Tengo asumida la migraña posterior. 
  • Uno de los principales problemas del cine son la fotofobia (hipersensibilidad de los ojos a la luz) y la fotosonofobia (las luces y los sonidos altos o repetitivos pueden provocar o empeorar las migrañas).
  • La oscuridad de la sala y el contraste de las luces provocan dolor en el ojo durante la proyección y posterior migraña (generalmente al día siguiente).
  • Las secuencias cortas y rápidas (tipo la intro de la serie 'The Big Bang Theory'), tienen un efecto parecido.
  • Si tienes migrañas probablemente las películas 3D no sean para ti. Los ojos tienen que ver imágenes muy rápidas en dos lugares distintos al mismo tiempo, antes de que el cerebro las convierta en una sola. Es decir, tus ojos y cerebro están trabajando para acomodar la visión y provocar el efecto durante dos horas (o lo que dure el metraje). 
  • En casa veo vídeos con gafas de sol, en sala no lo he hecho porque obviamente pierde calidad (pero no por falta de ganas).
  • Otro gran problema es la hiperacusia. Para cualquier persona sin problemas, los cines ponen el volumen muy alto actualmente. Puedes pedir que bajen voz de la sala en la que estás pero hazlo durante los trailers porque te pierdes media peli entre que buscas a alguien, le explicas, buscan a quien lo hace y te preguntan qué tal.
  • Llevo tapones para los oídos. Y sí, me entero de toda la película y aún me parece alto.
  • También es por seguridad. Un pequeño monstruo va creciendo dentro de mí a medida que solo puedo escuchar la bolsa del supermercado llena de chuches crujiendo, la gente hablando en voz alta, trasteando los móviles... Hubo un tiempo que si respirabas un poco fuerte te chistaba toda la sala.
  • Con los problemas de atención (por el brainfog), si no es una peli larga mejor. Cuanto más dura, más posibilidades de que me pierda con el argumento o tenga momentos en blanco.
  • También tengo asumido el dolor de estar dos horas sentada. Espalda, cuello, caderas, rodillas...
  • El día de cine cambio la hora de las pastillas durante el día para tomármela antes de entrar a la sesión.
  • Tengo que ir con algo de abrigo en verano. El aire acondicionado fuerte me provoca mucho dolor y puede desencadenar un episodio del Fenómeno de Raynaud (con el frío los dedos se quedan "muertos". Se corta la circulación y se ponen blancos, azules y rojos hasta que vuelven a la normalidad). 
  • Depende de la sala, entrar por arriba cuesta abajo bien, pero subir escaleras hasta las últimas filas, mal. 
  • Además agradezco ir con alguien porque me mareo y no veo qué fila es. Es un problema de (sobre)estimulación como cuando voy a la compra y me quedo ante una balda. Miras pero no ves.
  • Por supuesto, la fatiga me obliga a planificar los días contiguos. Descansar esos tres días, lo que implica llevar la actividad al mínimo y no participar o cancelar el resto por muchas ganas que tengas o sea necesario, se pospone (si la familia va al centro comercial para compra, cine y cena, yo solo voy al cine, por poner un ejemplo).
  • Con todo esto (y seguro, olvido algo), voy cuando me gusta MUCHO lo que quiero ver. No sabría decir pero puede que vaya al cine una o dos veces al año.

Ya que estamos con el tema, os dejo recogida de firmas de Aspaym Málaga: Por unos cines inclusivos en Málaga que ha compartido @Nerea_Mine.

Imagen: Cartel alternativo de Psicosis por Viktor Helz.

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


14 comentarios :

  1. Yo también era de las de sesión de cine semanal con mi amiga y después a a discoteca.He tenido que renunciar completamente a las dos cosas desde hace casi 12 añosMe gusta ver películas,pero tengo que hacerlo en casa con la luz atenuada,auriculares ( por mi severa hipoacusia bilateral) y quitar inmediatamente el sonido si hay publicidad porque la cabeza parece que me va a explotar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que renunciar y sacrificar muchas cosas pero también aprender a disfrutar de otra manera , aunque no sea lo mismo. Igual que cumplimos con más obligaciones de las que el cuerpo nos deja.
      Los anuncios, la subida de música de los informativos entre bloques de noticias... horroroso.

      Eliminar
  2. El cine es el sitio donde mejor se disfrutan las películas, a mi me gusta ir pero no me hace ninguna gracia afrontar las escaleras de las butacas, subir no es muy complicado pero bajar lo tengo calificado como deporte de riesgo. Es mucho mejor que la tele porque es mucho más sencilla y segura la concentración y no me duermo. En casa suelo hacer sesiones dobles poniéndome una intranscendente de primero porque me quedo frito seguro luego ya aguanto la que quiero ver. El puñetero brainfog se nota, antes no me dormía en una peli ni de coña, ahora da igual que haya dormido diez horas, las cabezadas son fijas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que fuiste a ver "100 metros", y me ponía en tu lugar... y puf.
      Una nana-peli antes de la buena, ¡no es mal plan cuando te duermes seguro! Mi madre (sin ningún problema) cae siempre en las películas de la tarde y quiere que le hagas un resumen en el momento clave, al final. Le voy a decir que se ponga otra luego jaja
      PD: Os dejo la crítica en su blog de cine: 100 Metros .

      Eliminar
  3. La postura en el cine... en casa puedes moverte, en el cine aguantar la misma postura es horroroso... los cambios de luz, el ruidito de las bolsas y las personas masticando me dan ganas de... (no lo puedo soportar son ruidos de fondo horrorosos), el alto volumen me taladra la cabeza. Resumiendo NO puedo ir, la ultima vez aguante media hora y me tuvieron que sacar en brazos, y luego los dias posteriores encamada y con ayuda para ir al baño. Me encanta el cine pero... peliculas con efectos especiales eran las mejores, em casa no es igual... aun asi en casa las veo a trozos y cuando puedo verlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego que si no salimos... ausentes e invisibles. Porque esas cosas son las que no se ven.
      Yo a veces no puedo y otras echo tres tardes en ver una peli, que así pierde bastante. Pero es algo que aprendí de un reportaje sobre narcolepsia: Una chica decía que había tardado un mes en ver "Memorias de África", pero al final la vio. Y eso me motivó mucho.

      Eliminar
  4. Cuánto renuncios por estás enfermedades ,yo no puedo ir a sitios cerrados,sin mi mascarilla,con lo cual ya ni entra en mi pequeño espacio de vida ,tanto sacrificio ,yo miro series en tv ,pues con las pelis ,soy incapaz de seguirlas y me crea tal frustración que acabó llorando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nos queda MUCHO por el camino. Y la frustración se lleva unas temporadas mejor que otras. Pero hay que hacer eso, buscar alternativas. Yo a veces veo una peli a ratos durante el fin de semana y luego busco alguna crítica en blogs que me la explique.

      Eliminar
  5. Me he visto reflejada en prácticamente todo lo que cuentas. Sigo yendo al cine pero en la mayoría de las ocasiones lo paso bastante mal aunque vaya con el "Kit Especial de ir al Cine".
    Desde que tengo Lupus donde mejor puedo ver una película es en casa, y aún así no es coser y cantar puesto que la capacidad de concentración mermada hace que me pierda cada dos por tres...

    Mucha paciencia y un abrazo. :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de tantas cosas que haces y que si la gente te ve ni se le pasa por la cabeza lo que te ocurre. Cuando te veo en el teatro o el cine con el peque siempre pienso en el dolor de estar sentada tanto tiempo.
      ¡Besazo!

      Eliminar
  6. Cuánta razón!!!

    A mí me pasa que cuando tengo que prestar atención y están hablando me da una sensación extraña, como de agobio y me bloqueo. Esto antes no me pasaba hasta que el lupus apareció, ¿es a lo que te refieres?. Y la sensibilidad a la luz es otra de las cosas que han aparecido, conducir de noche es tener dolor de ojos después...Según mi médico nada tiene que ver con el lupus...Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay médicos que lo achacan TODO al lupus y otro que no van más allá de los criterios diagnósticos. En cualquier caso ve al oculista a ver qué te dice, sobre todo por seguridad al conducir de noche.

      Eliminar
  7. Bueno, hasta hoy no lo he leído, y como todas vosotras, me resulta imposible hacer una vida normal.
    Si os sirve de consuelo, llevo unos 12 años sin ir al cine!!
    Un abrazo, pero flojiito, y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡12 años! Cierto que tenemos cualquier cosa menos una vida normal. Y aunque dicen que mal de muchos es consuelo de tontos, es consuelo al fin y al cabo ¿verdad? ¡Besos!

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent