lunes, 26 de enero de 2015

#13 El pez globo (o los cambios de peso)

Con los excesos de las Navidades, la mayoría de los mortales por estos lares se preocupa por los kilos de más; y los primeros meses del año cumplen a rajatabla los propósitos de Año Nuevo (dieta y ejercicio)... posiblemente hasta que lleguen los bombones de San Valentín.
Para nosotros (algunos crónicos) a lo largo de todo el año los problemas con el peso son otros.



Yo mantuve mi peso (kilo arriba en invierno, kilo abajo en verano) hasta la llegada a la universidad. Me quedé extremadamente delgada (ahora sospecho si no tendría ya que ver entonces con el lupus). Más tarde con una medicación para regular la menstruación (desde adolescente tenía retrasos de hasta cuatro meses) cogí rápidamente muchos kilos a pesar de andar mucho e intenté alguna dieta que otra (todo hay que decirlo, sin médico de por medio). Perdía medio kilo por mes. Era frustrante. Al final asumí que era debido a las pastillas y que cuando dejara de tomarlas mi cuerpo volvería a ser el que era.
Sí y no.
Mi cuerpo desde hace años hace lo que le da la gana. Coma lo que coma.
En los últimos 18 años aproximadamente mis tallas han ido y han vuelto (una y otra vez) de una 36 holgada a una 42 apretada.
A veces variaciones de peso sin razón aparente. A veces como efecto secundario de alguna medicación... pero os aseguro que tan frustrante es coger kilos con respirar como que se te caigan sin darte cuenta. La gente siempre tiene un comentario que hacer al respecto ("Estás muy delgada, deberías engordar (lo intento)/comer (como)", "aprovecha para inflarte a dulces tú que puedes *con rintintin* (tengo que comer sano)", "¿has cogido unos kilitos/estás más repuesta, ¿no? (y otras maneras de llamarte gorda)".
Y duele. Porque influye en tu propia imagen, en tu autoestima, en la ropa que te pones... mi casa parece una tienda con todas las tallas. Tengo colgadas las prendas que me puedo poner esta temporada; pero no puedo desechar nada que ahora me esté grande o pequeño porque la próxima estación es posible que lo pueda usar.
Ir de compras me resulta difícil (y tampoco es que me haya gustado nunca). Me es muy cansado y doloroso ir de tienda en tienda, cargada con perchas y probarme ropa. Que no sabes tampoco muy bien qué elegir (te pruebas un pantalón que te queda perfecto y piensas en las pérdidas/ganancias rápidas de peso por lo que buscas que tenga lycra o sea muy suelto para darte un margen).
Con el tema del Lupus además, pierdes kilos alarmantemente con los brotes; y de igual forma los coges con los corticoides.
Eso si no se pelea un medicamento que engorda con otro que adelgaza y haces porra a ver cuál gana.
Y yo que antes era muy activa, andaba muchísimo, iba al gimnasio... ahora estoy mucho tiempo en reposo y paso grandes temporadas en las que no puedo hacer casi nada de ejercicio por el Síndrome de Fatiga Crónica; y en el caso de hacerlo son estiramientos en los que, soy muy consciente de que muevo el cuerpo, pero no da ni para fortalecer la musculatura ni para quemar calorías.
Por eso procuro no excederme con la comida. Pero no hago dieta (restricciones). Demasiados sacrificios me suponen mis enfermedades, al margen de intolerancias y alergias alimentarias que ya me limitan lo que como, para añadir uno impuesto. 
Además los brotes también vienen con falta de apetito. Es horrible comer sin ganas. Pero me obligo. Procuro comer siempre más o menos lo mismo. También en esas épocas en las que me comería un mamut bañado en chocolate durante el SPM (Síndrome Premenstrual). En uno y otro caso, no siempre lo consigo.
Aunque a veces me sienta mal con mi aspecto (lo confieso), cuando me miro al espejo pienso:



- Ya vendrá un brote y perderé peso (cuando tengo kilos de más) 
- A la que me descuide ganaré peso (cuando tengo kilos de menos)
- Mi cuerpo está luchando contra mi cuerpo (soy el campo de batalla y estás viendo el desastre)
- No seas cruel contigo misma

Ilustración: Por Pedrita Parker.
Ilustración: Por Marcel Socias Campuzano.

Temas relacionados: 
#84 La mujer real en un mundo de mentira

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


7 comentarios :

  1. Me has dejado sin habla.

    Yo tiendo a engordar con el hipotiroidismo y corticoides de vez en cuando por la EM. Adelgazar solo con fuerza de voluntad.

    Pero una cosa es tenerlo + o - controlado: problemas=engordar, entonces controlarse un poco sin llegar a la ansiedad y cuando las cosas mejoran dieta.
    Y otra cosa es lo que describes, cambios de peso muy habituales, razones para ellos un poco "difusas", y todo mezclado con alergias e intolerancias y con periodos glotones o supersobrios.

    Yo me quejo de lo difícil que es que otro se ponga en mis zapatos de la EM, pero he visto lo difícil que es para mi ponerme en la piel de otros hasta que me lo explican en detalle y lo "visualizo".
    Gracias por explicarmelo :) Hoy me voy a la cama contenta por haber aprendido algo que merece la pena.
    Un abrazo "lobita"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo trabajaba en una residencia de mayores y me dio oportunidad de conocer la vejez, la enfermedad y la muerte de cerca. Me ayudó mucho a crecer como persona.
      Trabajé con pacientes de EM. Y hablar con vosotros y con gente con otro tipo de enfermedades por internet te abre muchísimo la mente. Porque por un lado ves que no estás sola, que no sólo a ti te pasan cosas "raras" y que los demás también están lidiando con dificultades a diario.
      A mí me dáis mucha fuerza cada día, y estoy muy agradecida por ello.
      Un besazo :)
      PD hace falta mucha voluntad para las dietas, que nadie te quite el mérito

      Eliminar
  2. ¡Cuanto entiendo todo lo que cuentas! Para mi el problema es engordar o quedarme en una talla 44 o en contadas ocasiones 42. Leerte y pensar: me ha leído la mente ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que más de una vez te voy a "leer la mente" por aquí :) ¡Muchas gracias por pasarte por la cueva!

      Eliminar
  3. El comentario de @FeliWichita en el post #21 viene genial aquí. Os invito a leerlo.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, me identifico con lo que escribes. Además me ayudas a entender cosas que me pasan. No tienes idea de lo bien que lo haces y cuánto ayudas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Sois vosotros los que no tenéis ni idea de lo que me animáis con comentarios así ;) ¡Besos!

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent