lunes, 12 de enero de 2015

#7 En manos del lobo

A veces no quiero escuchar al lobo.
Está ahí. Siempre está ahí. Aunque parezca que duerma, lo hará con un ojo abierto.
Sabe que le he pisado una y otra vez el rabo en los últimos días. Y que aunque se ha quejado, no tenía más remedio que pasarle por encima. A veces incluso, hay que darle una patada en el culo.
Pero tarde o temprano (más temprano que tarde) te la devuelve. Es rencoroso. No perdona una.

A veces te sientes en manos del lobo

Tres citas la misma semana. Y una lista de tareas que se multiplican por cada una que tacho. Arrastrando unas navidades que, robadas o no, pasan factura por más que no sean las Fiestas de antes.
El día anterior en consulta no pude disimular y tuve que pedir salir un momento. La sensación de que vas a montar el número cuando estás hablando con un desconocido es horrible. Porque por lo general, por malos que sean los síntomas, soy capaz de aparentar normalidad. La procesión va por dentro.
Pero hay un límite. 
Al día siguiente estaba peor que el anterior. Y aún así iba a ir a consulta. Además, iba a ver a mis padres por primera vez desde que empezó el año. Y todo con el temor (casi evidencia) de que se iba a repetir la situación.
Entonces sentí cómo la bestia se revolvió. Sentí cómo luchaba por abrirse paso desde lo más hondo de mí. Pude sentir su alma oscura. Ya me la había mostrado antes. Me llevó al hospital.
Entendí que estaba en manos del lobo.
Que tenía que dejarlo todo en ese momento; pues mi cuerpo es el campo de batalla entre los dos.
También soy la guerrera. Y si no le escucho estoy perdida. 
Pero yo soy más fuerte.
No porque sea mejor que el lobo. Sino porque no pienso rendirme.

Imagen: Por Marjolaine Leray

Tema relacionado:
#181 #Lupus La bestia interior que te devora por dentro

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


8 comentarios :

  1. El lobo es mucho lobo... Pero de vez en cuando sienta bien pegarle un zapatillazo en el hocico ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja la verdad es que sí -gracias por tu ayuda :*

      Eliminar
  2. Bien por no rendirse, bien por darle una patada al lobo, pero no olvides cuidarte y descansar, me gusta el blog y prefiero que estés bien para escribirlo. Fuerte abrazo. Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María :)
      Sé que tengo que aflojar el ritmo YA tras las Navidades. Aunque el blog me está ayudando en muchas cosas. Estoy muy contenta de haberme decidido a dar el paso; y que andéis por aquí conmigo. Besos

      Eliminar
  3. Yo he llegado tarde a leer la entrada por culpa del lobo, con eso te digo todo... Ahora mismo me tiene bastante acorralada, e incluso asustada, con un pie fuera y otro dentro del hospital.... En fín, seguiremos luchando con todas nuestras fuerzas para que no nos domine finalmente y nos gane la batalla, es lo que nos queda...
    Pero sí, en estos momentos, el lobito me tiene hasta el moño :(

    Un abrazo, y sigue escribiendo así, que me encanta! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí nadie llega tarde si llega finalmente :) Pero sí he echado de menos tu "graffiti" como tú dices, sobretodo porque sé cómo estás ahora mismo (en manos del lobo...).
      A ver si conseguimos una pinza mona para cuando estemos hasta el moño ;)
      Muchas gracias y ¡mucho ánimo! :*

      Eliminar
  4. Los momentos mas difíciles son cuando tienes que ver de frente y a los ojos a esa fiera, en estos últimos días he podido respirar tranquila, con menos dolor, pero consciente de q acecha...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los más difíciles pero también los que nos hacen más fuertes para la próxima vez. Espero que te de unos días más de tregua aunque siga ahí.

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent