lunes, 26 de octubre de 2015

#124 Pintar colores en la oscuridad

(El Día Internacional de la Pintura se celebra el 25 de octubre)

Tras un diagnóstico importante nos vemos obligados, queramos o no, a cambiar muchas cosas.
Algunos de esos cambios vienen solos, casi sin darnos cuenta, y otros son decisiones que vamos tomando para llevar la enfermedad lo mejor posible.
A veces comprobamos que hay actividades que ya no podemos realizar. Otras sin embargo, aprendemos a hacerlas de una manera diferente, aunque el resultado no sea el mismo. Simplemente, no las dejamos escapar.
Sobretodo cuando se trata de algo que amamos o nos llena.

Un pintor que tras la ceguera retomó su pasión
con una mano que le guía


Es el caso de Ataúlfo Casado, copista acreditado del Museo del Prado en los 60, y que debido a una enfermedad degenerativa (la Retinosis Pigmentaria) perdió la visión a los cuarenta.

Estuvo alejado de la pintura durante muchos años, demasiados. Pero finalmente decidió retomar los pinceles con ayuda de un amigo que le guiaba.
No era alguien que nunca había visto. En su mente "veía" lo que quería hacer. Faltaba encontrar la manera de plasmarlo.
Hoy en día tiene un joven auxiliar que mezcla y pone los colores en la brocha según sus dictados, orienta de qué posición debe partir y si tiene que repartir más o menos la pintura en el lienzo. Pero la libertad de los brochazos y el olor del estudio seguro que despiertan su arte y pasión.
Beethoven compuso obras magníficas porque podía "oir" la música que escribía a pesar de su sordera. Podía imaginar cómo sonaba.
No hablo de que todos tengamos que realizar grandes obras ni mucho menos. Pero sí de superarnos y hacer, aunque sea a una escala menor que lo que lográbamos anteriormente, cosas que nos llenen. Por el simple gusto de hacerlas y disfrutarlas.




En mi caso está siendo la escritura. Aunque me suponga mucho esfuerzo. Aunque me lleve mucho tiempo por tener que leer y releer, escribir y reescribir unas líneas*. 
Durante demasiados años la dejé apartada porque la pluma ya no se movía "sola". Y finalmente  he encontrado, poco a poco, otras maneras de hacerlo. Con otra temática, otras herramientas, otro ritmo, otros sentimientos.

Foto: Por Samuel Sánchez.
Video: Canal Youtube de AVIVA.

Temas relacionados:
#36 Aprender a disfrutar de otra manera
#46 Málaga Cultural
Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


4 comentarios :

  1. Es increíble como la gente a la que le apasiona algo saca la fuerza y el coraje para seguir adelante como sea. Lo mejor es que ese esfuerzo puede ser duro pero al mismo tiempo liberador porque hacer lo que te gusta, pese a las dificultades, te da aliento para seguir adelante y te hace sentir más vivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ser humano no deja de maravillarnos, para bien y para mal. Toda una inspiración.

      Eliminar
  2. Beethoven siempre me apasionó, me gusta, y pensar que una persona sorda pudo escribir esa música escapa mi comprensión.
    Y este hombre es lo mismo.
    Es fácil dejarnos arrastrar por las cosas malas que nos pasan, pero basta levantar un poco la cabeza para ver que podemos hacer muchas cosas que nos apasionan y que nos llenan, a pesar de que debamos cambiar algo la manera de hacerlas o nuestras aspiraciones. Y tener pasiones, aficiones que nos llenen en la vida es lo más importante que podemos hacer por nosotros mismos.
    Un beso niña, Cleo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me maravilla.
      El ser humano tiene una capacidad de adaptación increíble y ese fuego que arde dentro no hay que dejar que se apague nunca; con que quede solo una chispa es suficiente.

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent