miércoles, 15 de julio de 2015

#87 Un día con Holter (y no es una cita)

*Revisado 14-07-2016*

Yo tenía un estrechamiento de válvula mitral y eso me llevaba cada año a revisiones hasta que, en una a los 35 (bueno, en ésta me mandaron para descartar problemas cuando tenía la etiqueta de "sospecha de" Síndrome de Fatiga Crónica), me dijo la doctora que estaba todo bien, que tenía el alta en cardiología.
¡Toma! Tras 26 años tengo un corazón sanote.
No sé si eso me da una (falsa) esperanza de que algo que ibas a tener para siempre, por un motivo u otro, puede dejar de formar parte de tu vida.
La cuestión es que desde hace un tiempo siento síntomas "raros" (aunque lo realmente raro sería no decir esto con todo lo que tengo encima y la medicación).
Así que por si acaso, dada la edad y el historial, mejor prevenir que curar. A consulta. 

El doctor piensa también que puede ser por el tratamiento (los corticoides producen taquicardias).
El electrocardiograma salió correcto aunque acelerado (ese es el tema, que soy de corazón tranquilito y se me dispara incluso tumbada). El eco-doppler, perfecto (que alegría da que te digan que algo está bien, en serio). 
Para asegurarse decidió, teniendo en cuenta el Lupus y el Sjögren, que usara un Holter, un aparatito para registrar algunos parámetros cardíacos de manera ambulatoria (en casa). Me dijo que había hecho muy bien en ir. Es más, debería hacerme revisiones todos los años. Otro médico de los del por si acaso noooooo... Wait... Si eso es bueno. Es la manera de coger nuestras cosas a tiempo. Oishh, qué poquito tiempo me ha dado cuartelillo.


Pedí cita y no me dieron ninguna indicación especial de preparación previa (como retirar algún medicamento o café desde el día de antes. Puede ser que a otros pacientes sí se los den, dependiendo de su situación). En mi caso había que pedir autorización a la compañía médica. 
Siendo previsora, me duché la noche antes y me lo dejé todo preparado (informe del médico y talón con las gafas de sol, que así no me olvido nada seguro).

Día 1 - La sala de espera al fondo del fondo. Una pareja mayor. La otra vez no había nadie.
Me hace pasar la enfermera solo con un poco de retraso. Me descubro de cintura para arriba, me pone los electrodos en varios partes del torso (cuatro como en la foto, dos bajo el pecho izquierdo y uno en el costado derecho), conecta el cableado al aparatito (pita durante un minuto y luego se calla), que lo guarda en una funda con una tira ajustable a la cintura (parece un móvil de los de antes).
Como si fuera una nena, me pone una camiseta blanca de rejilla de tirantes (se agradece). Lo acopla todo al cuerpo. Superfashion. Mientras me visto me dice que mejor si no uso sujetador (buenas noticias para una fibromiálgica) y a hacer vida normal: puedo usar el móvil, ir de tiendas... (vamos que si me dice que puedo correr o hacer alpinismo, no me lo quito en la vida :P). No se puede mojar y no se debe dormir bocabajo.
Hemos terminado en un momento y aprovecho el viaje de vuelta en coche para ir a comprar (tengo tres citas seguidas en la misma semana y sé lo que significa eso, que luego no salgo varios días). La camiseta que llevo es un poco escotada (olvidé el pañuelo) y se ven los parches (tenía la sensación de que se iban a despegar pero no, ni con soplete). Yo creo que la gente me mira creyendo que soy enferma de corazón. Mira por donde, hoy igual se entiende el cansancio.
Al volver aparco bastante cerca de casa y me pongo la camisa (que llevo para protegerme del sol) a modo de fulard para no llamar la atención de vecinos antes de cargar con la compra. Pocha pero con glamour.
Me tomo mi tiempo para descansar, coloco las cosas, descanso, cocino, como y me apoltrono el resto de la tarde.
Quería salir a última hora pero el cuerpo dice que no (mona, que has ido al hospital del pueblo de al lado y has estado en el hiper con toda la movida que implica ¿qué más quieres?).
Para dormir moví el aparatito más al centro y como debido al hombro duermo con un cojín, se quedó ahí apoyado y me quedé dormida sin problema.
No me despertó en toda la noche. Señal de que no me lo clavaría mucho.


Día 2 - El par de horas antes de que me lo quiten sí estoy más incómoda. El cinto se ha aflojado y me resulta un poco difícil apañarme sola. Tengo que estirarlo de vez en cuando. La camiseta de rejilla también se ha "acortado", se sube para arriba (si lo llega a hacer para abajo, lo grabo). Los cables los tengo marcados y el parche cerca de mi rash perpetuo del cuello me pica bastante desde el día anterior).
Tengo que conducir algo incorporada porque el enganche a la espalda me duele contra el respaldo.
Pero bueno, en nada me hace pasar, corta la malla (cosa que agradezco porque con mi hombro tocado me preocupaba un poco el momento de quitarlo como una camiseta) y al despegar los electrodos me acuerdo de los hombres de pelo en pecho. ¡Que no cunda el pánico! Que os afeitan un poquito para que no haya más tortura de la necesaria. Porque eso pegarse se pega bien.
Me pregunta si tengo alguna otra prueba (una analítica que para no pincharme más veces dijo el médico que me las hiciera cuando me tocara el hematólogo) y para cuándo tengo consulta. Y listo. A vestirme y para casa.
Se me quedó un poco rojo donde estaba el parche que me picaba y restos de pegamento en algunos sitios. Pero para no irritar más la piel no la limpié hasta más tarde.

Es "gracioso" porque durante las 24 horas no noté nada de los síntomas que le comenté al cardiólogo y por la tarde tuve una crisis (en las que se me acelera el corazón). Lo único que va a quedar registrado me parece a mí es el subidón final por la cuesta que hay que subir para llegar al hospital.
Como me diga que haga pilates, que estoy en baja forma, mato. Sí, estoy traumatizada por mi ex-traumatóloga y su "¿por qué no te apuntas a pilates?" que tuve que dejar por el SFC.
Pero en el fondo soy todo corazón.

Foto superior: Créditos al autor.
Foto inferior: Propia.

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


6 comentarios :

  1. Haces que ir al cardiologo parezca toda una aventura jaja , yo también tengo una frase que si me la dicen mato, esa frase es "pero estas bien no? "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja el que se aburre es porque quiere.
      Ay sí, frase que sentencia ¬¬ Y cuando ha mejorado (que no quitado) un síntoma pero tienes otros tropecientos y ya estás BIEN, como una persona sana. No lo entiendo...

      Eliminar
  2. Jopé, maja. Una prueba más en tu arsenal, ¿eh? hay que tomárselo así.
    Qué típico es que mientras te están monitorizando no te salgan los síntomas y después sí... vaya cuerpo vacilador.
    Nada, a ver qué te dicen! ¿Tienes sospecha de algo?

    pd: increíble pero cierto, vuelvo a comentar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo se te echaba de menos por aquí :*
      Pues sí, ley de Murphy. El cuerpo nos trollea a base de bien. Como cuando en urgencias juras y perjuras que en casa tenías tal y tal durante horas pero mientras estabas en la sala de espera ha mejorado.
      No sé qué será, el lobo que araña desde dentro para salir jaja

      Eliminar
  3. Así que la cita con Holter fué algo incómoda... jejeje! Bueno, otra prueba más para la colección. Y gracias a tí, pues si me la tienen que hacer algún día (nunca se sabe), pues ya sé cómo es! ;)
    Lo que no sé es desearte que haya ido todo bien, por lo de que te suelten la dichosa frasecita de siempre.. Pero sí, mejor que todo vaya bien, aunque te haya troleado un poco la prueba... Siempre pasa lo mismo!

    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja sí, cita un poco incómoda pero dormimos juntos y todo :P
      Puf, nunca sabes qué es preferible; por un lado quieres que salga todo bien y por otro, si es así, los síntomas siguen y otro caso para "la nave del misterio".
      Aún así, no creo que salga nada si el ecodoppler era correcto (y en el fondo mejor).
      ¡Besote!

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent