#84 La mujer real en un mundo de mentira

*Actualización 28-01-2016*

Apenas ha empezado el verano, segunda ola de calor y no dejan de bombardearnos con planes de adelgazamiento express. Algo que los médicos están hartos de recordarnos que tiene que ser un trabajo continuo para que haya una pérdida progresiva y se mantenga lo conseguido.
Pero lo cierto es que desde que me muevo más por internet, me encuentro con un panorama peor de lo esperado por lo cruel y constante del tema.
Y mira que lo he vivido en mis propias carnes, nunca estar en el peso adecuado (para otros). Si me encanijaba (por lo que ahora sé que eran brotes de Lupus) me decían que tenía que comer más o me tiraban la pullita de "come, come que tú puedes"; o cuando engordaba me lo recordaban por si acaso no me había mirado en el espejo por la mañana. Y eso la misma gente.
Si eres joven no estás hecha, si eres de mediana edad se te ha pasado la juventud. Si eres vieja tu razón de ser es cuestionada. Si estás delgada, te atacan. Si estás gorda, te atacan. Simplemente si eres mujer, te atacan. Y a esta locura se han apuntado los hombres (que lo de "fofisanos" no cuela, queridos). Porque se abre mercado.


Más fácil de decir que de hacer, deberíamos aceptarnos, querernos y valorarnos.

Pero es que desde pequeños nos halagan diciendo "qué niño más guapo", "¿pero quién es esta niña tan bonita?". No se suelen hacer halagos más allá de "qué bueno" (en contraposición de "qué malo").
No te suelen decir que cada cuerpo es diferente y está bien o, incluso, que hay defectillos que pueden ser tu seña de identidad.
A medida que crecemos nos llegan mensajes sobre nuestra imagen casi continuos que interiorizamos de una manera de la que ni siquiera nos damos cuenta.
Es realmente preocupante que una niña de 6 años diga que está gorda porque ya se han metido con ella en el colegio por estar canijita pero con panza.
Nunca estamos lo suficientemente delgados, tersos, firmes, suaves, depilados, luminosos,... Es imprescindible lucir sin canas, sin estrías, sin celulitis, sin grasa localizada, sin arrugas, sin imperfecciones, sin puntos negros, sin acné.
No entiendo por qué siguen saliendo cremas que nos hidratan más a fondo, sérums que nos quitan más arrugas, ingredientes más locos... cuando deberíamos aprender a afrontar los cambios que la edad nos trae. Porque sí, las espinillas salen en la pubertad. Y las arrugas vienen con los años.
Y con ello no estoy diciendo que uno se deje y no se cuide, que lleve el pelo estropajoso o deje de maquillarse.
Quiero decir que deberíamos tener nuestro propio concepto de belleza y bienestar, sobretodo si tenemos en cuenta que las modas o ideales cambian a través del tiempo porque son totalmente subjetivos y los marca el arte, el mercado o la prensa.
En los 50 se llevaban las mujeres voluptuosas de caderas anchas, fina cintura y grandes pechos. En los 60, andróginas (poco peso, poca curva, poco pecho). Y en los 80 delgadas y firmes a base de aerobic. En los 90, extremadamente flacas y pálidas (¿como el aspecto enfermizo durante el romanticismo?), hasta que con el cambio de siglo llegó la "mujer" perfecta": delgada, con pechos grandes, caderas pronuncias, vientre plano y tonificada.
En fin que si eras de carnes generosas en los 60 o extremadamente delgada en el barroco no te comías un colín.
Y nos olvidamos de que hay una cosa que se llama constitución. Porque me he visto con 20 años explicándole a más de una amiga (muy estrechas de cintura pero amplias de caderas), que por más que se mataran de hambre eran anchas de hueso y su contorno siempre sería, como mínimo, lo que estaban tocando.
Mi hermana con dos sesiones de pesas saca "bola" porque es fibrosa. Y yo he conseguido estar dura a base de constancia pero no he echado músculo jamás. Así que ni que decir tiene cómo estoy ahora que, todo lo más, consigo andar 15 minutos.
Entonces ¿por qué la guerra de tallas? ¿Tiendas de la 36 a la 44 o líneas plus a partir de la 50 (más caras)? ¿Qué pasa con el resto? ¿Ahora repudiamos a toda flaca llamándola anoréxica -olé ahí el apoyo como tengas algún tipo de problema- y alabamos a las gruesas? ¿Por qué te compras un pantalón y es dos dedos más pequeño que la misma talla comprada dos años antes en la misma tienda? ¿Qué pasa con la chica joven que está obesa? ¿Se tiene que vestir como su abuela? Al menos ahora los bikinis se venden las partes por separado; porque antes, para que me estuviera bien la braguita me tenía que quedar grande la parte de arriba.
Porque sí. Porque tenemos todos los tipos. Y todas las alturas (que si eres bajita a lo mejor puedes cortar pernera, pero hay gente a la que todo le queda pirata).

Estamos asistiendo a una critica feroz no sé si alimentada por los realities, por el anonimato de internet... en el que se puede decir cualquier cosa y de cualquier manera sin empatizar con esa persona, en cómo afecta a su autoestima.
Por poner un ejemplo famoso, raro es el tweet de Demi Lovato (sea de lo que sea, incluya foto o no) en el que no se lea a gente llamándola gorda o ballena. A una chica que ha tenido un trastorno alimenticio y que actualmente, a ojo buen cubero, debe gastar una 38 o 40 y está en buena forma.
Con estos temas siempre me vienen a la cabeza fantasmas del pasado que de algún modo deben seguir ululando en la sombra (no tienen que ver con el peso).
No estoy contenta con mi cuerpo. Tengo una idea muy clara de cual es mi silueta "normal" y es muy probable que no vuelva a ella. Cuando estoy muy delgada me preocupo, y ahora con los numerosos efectos de los corticoides no me reconozco.
En un caso u otro sé que son los efectos de una enfermedad y el tratamiento. Pero eso no quita que me mire al espejo y, aparte de parecerme una extraña, me contradiga de un día para otro. A veces nuestro peor enemigo habita dentro.
Sin embargo no le da derecho a nadie, A NADIE a opinar, juzgar, criticar e incluso a insultar a alguien por su aspecto físico. Entre otras cosas porque nunca sabes con lo que está lidiando esa persona.

Soy una mujer real, con mis glorias y mis miserias.





Actualización 28-01-2016: Mattel lanza tres nuevos modelos de cuerpo para la Barbie: Alta, baja y curvy (yo quisiera en España una buena traducción del término). Cada cual que se lo tome como quiera...

Imagen: Óleo de Aleah Chapin.
Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


7 comentarios :

  1. Que grande, no tengo calificativos suficiente para decir lo bueno que es este post,100%identificado, yo no hace mucho estaba bastante gordo diría incluso que con obesidad, (94 kilos para 162 de altura) y en cierta tienda de ropa pedí que me trajeran tallas más grandes, a lo que me respondieron "esto es lo más grande que tenemos " era una 46 y me indicaron amablemente (echarme de la tienda) que la tienda de al lado tiene tallas "especiales", yo buscaba una 52, no creo que fuera nada del otro mundo, la razón de esto es que dicha tienda (seguro que sabéis cual es) quiere que su ropa la lleve gente "guapa,cool,fuerte, etc. Ahora mismo estoy en un peso muy saludable y pienso que los únicos "especiales"(Por no insultar) son ellos. Los primeros que tenemos que vernos nuestras virtudes y defectos somos nosotros y NADIE tiene el derecho de menospreciar a otra persona por su aspecto físico.

    Me he quedado a gusto con la parrafada jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para eso están los comentarios ;)
      Como siempre, hay gente con más o menos tacto. Voy a poner el caso contrario, en el que la doctora de la revisión médica del trabajo me "puteó" de mala manera por estar demasiado delgada (según su criterio, porque desgraciadamente, he llegado a adelgazar más). Me refiero a las formas, porque si hubiese habido algún trasfondo psicológico, más que ayudarme me hubiese machacado.

      Eliminar
  2. Muy bueno el post y me encantó el video.

    He pasado por todas las tallas, enormes cuando no tenia diagnosticado el hipotiroidismo, la 38 en una época muy dura de mi vida, y todas las intermedias.
    He tenido que aguantar que las mismas personas me hayan dicho primero lo gordisima que estaba, luego que estar tan delgado no era bueno y en el medio que estaba engordando o adelgazando o que era fea cuando no podían decir nada de mi.peso.
    Y durante todo ese tiempo he sido la misma persona.

    Ya hace mucho que decidí que si un@ amig@, o mi tía, lo mas relevante que puede ver en mi es mi aspecto físico, es una persona que sobra en mi vida; que se haga amigo de una modelo.

    Y no quiero entrar en el daño tremendo que hacen ciertos comentarios, anuncios, tallajes de tiendas ... al extender enfermedades como la anorexia y la bulimia, que no son una broma.

    Y es que somos demasiado alegres opinando sobre los demás sin tener ni idea de la realidad de esas personas.
    Cuanto daño gratis hacemos :(

    Un besazo preciosa, Cleo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, no dejan de ser relaciones tóxicas que no nos aportan nada, al contrario. En mi caso, en los últimos años eran principalmente compañeras de trabajo "atacando en manada".
      Todos, TODOS deberíamos ser más cuidadosos con estos temas, que como bien dices es algo muy serio.
      Besazo

      Eliminar
  3. Hace unas semanas (mejor no preguntéis por qué) acabé en una página Pro-Bulimia y Pro-Anorexia, "Mía y Ana" como ellas las llaman... Lo qué leí allí fue deprimente, desde tips para vomitar o para burlar a las ganas de comer, hasta un apartado donde las chicas (algún que otro chico tb había) se presentaban, y allí es donde pude ver el dolor, el daño que causan los comentarios, pero también la tele, los tallajes de las tiendas, etc. "No encuentro ropa de mi talla", "tal modelo es superguapa, qué delgada, quiero ser como ella", "Soy la más gorda de mis amigos..." "Mi madre dice que estoy rellenita" eran las frases que más se repetían.

    Es una verdadera lástima que se vean a través de los ojos de los demás, que se crean los estereotipos de chica guapa que nos muestra la tele... pero también es una pena que la tele muestre eso, que las tallas de las tiendas sean las que son, que no tengamos ni voz ni voto sobre nuestro cuerpo. Yo soy como soy y poco me influyen los demás, pero no todos tienen esa suerte, así que tenemos que ser más cautos con lo que decimos sobre el aspecto de los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando yo estaba en el instituto, cogiendo una 40 sin probármela sabía que me estaba bien. Pues unos años después (aún usando la 40 pero ya alguna vez la 38 en la misma tienda), estaba en Madrid y tuve que probarme varios pantalones hasta que me estuvo bien ¡la 44! Pues claro, si eso le pasa a una chavala que se está formando lógico que empiece a pensar que está gorda, que ha engordado... y que se te crucen los cables cuando su cuerpo no ha cambiado, es la ropa.
      Entre unos y otros sólo ayudan a perder la perspectiva.
      Muy buen comentario, Rocío. Me alegra mucho tenerte de vuelta por aquí ^^

      Eliminar
  4. Coincidió total! Para mi ahun después de años de tomar corticoides, sigue siendo difícil él ir y venir con él peso, pero sobre todo mirarme al espejo y no estar feliz con mi aspecto, aunque este consiente que es consecuencia del tratamiento medico que debo llevar y me ayudará a sentirme mejor. . saludos!!! Myriam.

    ResponderEliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent