jueves, 27 de julio de 2017

#250 De aquellas camadas vienen estos abandonos

(El Día Internacional del Perro Callejero es el 27 de julio)

De aquellos polvos vienen estos lodos. O en este caso, de aquellas camadas vienen estos abandonos.
Veo protectoras llenas de cachorros, muchos lactantes, pidiendo desesperadas casas de acogida porque no dan a basto. 
Mientras todo el mundo espera la llegada del estío, para ellas es la peor época del año.
Están atestadas. 
Son las primeras vacaciones con esa mascota que decidieron tener hace unos meses (sabiendo o no, lo que significa tener un animal en casa) . Camadas indeseadas que la opción más compasiva parece ser dejarlas en una protectora, que ya los "colocarán". Y los abandonos masivos del verano. Con poca gente para adoptar porque está fuera o con la vida desordenada de los meses de más calor. 

¿Anita y Roger sabían dónde se metían con 101 dálmatas en casa? 

Se habla mucho de sacrificio cero. Pero para llegar a eso, antes deberíamos estar concienciados de controlar camadas (esterilización) y de la adopción/tenencia responsable; porque literalmente no habría instalaciones ni dinero para mantener a tantos animales. Ni tampoco puede suponer el encierro de por vida para los que nunca serán adoptados.
Conste que no estoy diciendo que esté a favor de que maten a animales que "sobran". Sino que antes de poner en marcha medidas, hay que dar soluciones a sus consecuencias. Todo en un pack.

Y entono el mea culpa. Nuestro primer perro fue de protectora. Tenia mes y medio cuando lo cogimos en los 90; y cuando llegó a adulto se nos escapaba (por supuesto, mi padre estaba orgulloso de sus "correrías"). Yo ahora pienso (a parte del peligro) cuántos hijos dejaría por el mundo y él sigue diciendo que eso que disfrutó.
No ha sido así con el resto de nuestros animales.
Uno (el perro con epilepsia) no tenía interés ni en machos ni en hembras.
La perra que tuve, durante sus celos era una señorita y se sentaba cuando se le arrimaba un macho. Y la sacábamos a horas que no fueran las habituales de paseo (no como un hombre que iba palo en mano y le daba a mi perro cuando se acercaba a su perra, que llevaba todo un cortejo a su alrededor).
Cada vez que he tenido una hembra (hámster o perra) me han preguntado hasta la saciedad cuándo iba a tener crías. Como una obligación ("es bueno que paran al menos una vez" ante mi incompresible negativa). Y con  la gata que tengo ahora estoy esperando la preguntita de marras.
Con ella sí tenía claro que la esterilizaba porque vivo en un bajo y en un descuido puede salir a la calle y volver con familia numerosa. ¿Y entonces qué hago?
Lo primero, que para que tengan cachorros hay que saber (preñado, parto y cuidados posteriores). Y luego ¿qué haces con la camada?
Ni siquiera se me pasa por la cabeza. A lo largo de mi vida me han contado historias horribles de cómo se deshacían de cachorros de perros, gatos y hámsters (precioso, sobretodo cuando eres niña). Quedarme la camada no es una opción (y si no esterilizas a tu mascota, supone una tras otra, mismo problema periódicamente). Y preocuparte de buscar buenas casas para cada uno de ellos, no es tan fácil encontrarlas.

Pequeños terminators de apariencia dulce

Cuando ves una camada quieres quedártelos todos. Aunque hay que saber mirar más allá de que sean más o menos bonitos. Hay que tener en cuenta el carácter, si sois compatibles (también con tus otros animales), tus horarios y necesidades, si les vas a poder dar los cuidados y afecto que necesitan durante los próximos 12 años (por poner un número).
He leído gente que ha devuelto un gatito por hacerse caca en la arena del árbol de navidad, a un perrito por morderle los pies a la pareja... ¿PERO SABÉIS QUÉ ESTÁIS COGIENDO CUANDO ADOPTÁIS UN CACHORRO DE POCOS MESES?
Los bebés (no importa de qué) son preciosos. Son monos, son tiernos, son graciosos... pero crecen pronto. Pasan por los primeros meses, la infancia, la adolescencia, la juventud y la adultez en apenas un año. ¿Os lo imagináis en un ser humano?
Muerden y destrozan lo que tienen a su alcance (están echando los dientes, juegan,...). Te muerden las manos, los pies y donde te pillan (están jugando, aprendiendo, socializando...). Hacen sus necesidades donde estén hasta que aprenden a hacerlo en su sitio o en los horarios de paseo. Se suben a todas partes. Hay que enseñarles a nuestra lógica (para tí será tu mueble favorito pero para ellos es un sitio perfecto para afilarse las uñas). Pueden ser testarudos, rebeldes y están como una cabra hasta que se asientan.
Al principio es un dinero el que se va entre desparasitarlos, vacunarlos, comprarles comida y todas las cosas que necesitan... y crecen enseguida. Como adultos tienen otras necesidades y no se les puede dejar de lado porque ya no son tan monos.
Enamorarse de un cachorro es como enamorarse del amor, no del ser que es.

Por lo poco que he podido averiguar aquella gata famélica de unos seis meses que se coló en mi casa había estado con dos familias antes, pasando por la calle entre tanto. El veterinario me dijo que era muy buena pero miedosa. Si pudiese hablar...

PD: Seguro que Anita y Roger encontraron la manera. No soy Cruella de Vil cargándome la historia.

Imagen: Fotograma de 101 Dalmatas (Disney, 1961).
Imagen: del tumblr dreamingofkittens.


Temas relacionados:
#37 El perrito se ha hecho grande
#92 Solo si es contigo #noabandonesadopta

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
Puedes hacerlo como Anónimo con nombre o apodo al final del texto para poder contestarte adecuadamente. 
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+).


No hay comentarios :

Publicar un comentario

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent