#177 (I) #DiaSinRuido: #sanidadSINruido desde #FFpaciente

(El Día Mundial Contra el Ruido/Día Internacional de Concienciación Sobre el Ruido
 se celebra el última miércoles de abril)

*Actualización 27-04-2016: Póster campaña #sanidadSINruido*

¿Recuerdas cuando alguien te chistava en el hospital, el cine, la biblioteca... si levantabas un poco la voz o hacías ruido con algo? 
Ahora tengo la sensación de estar en un mercado permanentemente en el que todas las voces intentan sobresalir sobre los ruidos y otros gritos, en un bucle ascendente.

Mis aliados desde hace más años de los que puedo recordar

No soy tan mayor para "batallitas de la abuela". Pero hasta no hace muchos años había un silencio sepulcral en las procesiones de Semana Santa que impresionaba, especialmente en Jueves y Viernes Santo. Eso se acabó.
Apenas se escuchan las chapas de los zapatos de la Marina contra el suelo o los rezos sin música ni luz en las calles a la Servita.
Era de las pocas cosas que se respetaba en Andalucía, donde se grita MUCHO al hablar sea cual sea la situación (por alegría, por enfado, por celebración, por intercambio de opiniones hasta cuando se está de acuerdo...).
Y las salas de espera no iban a ser menos. A día de hoy parecen una feria.
Pero creo que este es un problema general. España es un país de decibelios altos.

Es notable que el ruido en los hospitales y centros de salud ha aumentado en los últimos años y los pacientes hospitalizados se recuperan peor en ambientes ruidosos.
Pero yo a eso le tengo que añadir la Hiperacusia (aumento de la sensibilidad auditiva) y la Sonofobia (agravamiento de la cefalea por el sonido), de las que hablé aquí y las consecuencias que tienen en el día a día.
Con Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) la sobreestimulación (muchos estímulos al mismo tiempo, a los que quizás tú ni prestas atención) me satura. Me cansa todo y si encima voy mala, los gritos y ruidos exacerban los síntomas.

La contaminación acústica (ruido, voces, sonidos repetitivos o muy altos...) afecta como:
  • Paciente: Estás enfermo. En una sala de espera no te encuentras bien, en una hospitalización además no puedes descansar. En ambos casos provoca estrés, que sabemos que no es bueno para nada (ni física ni mentalmente). Todo eso predispone a enfadarse y contestar mal.
  • Profesional: mayor estrés, peor relación con compañeros, se dificulta la comunicación, peor concentración...

Pongo ejemplos de situaciones que tal vez hayas vivido:
  • Por el SFC, me supone un esfuerzo enorme ir a cualquier cita médica o prueba. Estar sentada en la sala de espera con el ruido de la pantalla de turno (que es necesaria), la gente hablando en voz alta, móviles sonando, gente que grita sin que le haga falta el teléfono para que le escuchen... me satura de tal manera que acabo aún más agotada, agrava el dolor de cabeza y el brainfog hace su entrada estelar lo que me dificulta luego la cita.
  • Esta misma situación la he vivido repetidamente en el SAE (Servicio Andaluz de Empleo), por lo que cuando llego a la mesa no sé qué tengo que hacer. No es propiamente de sanidad, pero me ocurre cuando tengo que resolver cualquier gestión y en lo referente a salud, hay que hacer mucho papeleo por un motivo u otro (por lo que me estoy viendo obligada a ir acompañada).
  • En otro edificio de sanidad,  el segurata - nada más acomodarse en los asientos la gente citada a primera hora - dejó claras unas normas ("suyas", pero que deberían aplicarse en todos lados): móvil en silencio y no levantar la voz. Supongo que harto de pasar ocho horas en un gallinero. Lo agradecí ENORMEMENTE aunque la de turno dijo que no le quitaba sonido porque no le daba la gana y estuvo montando el número durante un ratito, a ver si la pasaban antes (hay gente que funciona así y le va muy bien en la vida). Pero nuevamente el hombre se puso en su sitio.
  • Los días de consulta de Psicología y Psiquiatría coinciden con Pediatría. Si a mí me agota el jaleo que allí se monta hasta el extremo de que me resulta difícil mantener luego la conversación (que ya de por sí me pasa por el SFC), me imagino determinadas situaciones/patologías en las que no sé cómo los pacientes pueden aguantar la espera.
  • Del mismo modo, imagino un turno de trabajo entero oyendo voces, carreras y golpes al otro lado de la puerta de la consulta. El neurólogo resopló escribiendo mi informe al ordenador (y no le culpo).
  • De esos días malísima en la sala de espera del otro edificio, un niño iba hacia el mostrador mientras jugaba con la tablet con el sonido altísimo. Grave me parece que no lo use cuando esté sentado; pero encima que la madre no le quite el sonido en un hospital, ni siquiera mientras hablaba con la recepcionista (que tampoco dijo nada)...
  • También me he topado con gente en salas de espera viendo vídeos con el sonido puesto.
  • La noche en urgencias de madrugada -de la segunda hospitalización-, el ruido fue en los propios boxes: La mayor parte de los enfermeros charlaban entre sí, y sonaba un móvil a cada entrada de whatsapp (cuando la app está abierta).
  • Mi madre tras una operación fue ingresada en planta de maternidad por no haber camas. Las voces de familias, niños corriendo y chillando... Ella vomita la anestesia, así que se pone bastante mal. Pero también me planteaba que en maternidad no todo son nacimientos felices y las mujeres necesitan descansar. 
  • Y esto es extensivo a las visitas. La habitación de un enfermo es una feria y necesita tranquilidad en muchos casos.
  • En la cafetería donde hay tele la ponen alta, la gente habla por encima de la tele, se vuelve a subir el volumen, hasta que es insufrible y salgo con (más) dolor de cabeza.
  • Me hicieron un estudio del sueño en la última habitación de una planta (porque la habitual estaba en obras). Escuché todos y cada uno de los ruidos/conversaciones del personal (la noche sigue siendo día).
  • Y qué decir de la romería en habitaciones compartidas en las que un paciente está peor que otro o tiene muchas más visitas cuando quieres estar tranquilo.

Mi experiencia en residencias (y voy a dar un tirón de orejas en este sentido), aplicable a hospitales:
  • En las reuniones de trabajo, se discuta o no, se entra en una dinámica de levantar la voz y pisar el turno de palabra que... Las series de hospitales son unas cachondas.
  • Habitual entre auxiliares gritarse en los pasillos y salas comunes qué hacer o no (tareas, instrucciones...): Especialmente delicado el tema de aseo y deposiciones. Mal por quien no tiene conciencia de ello, mal por quien sí la tiene porque es algo difícil de asumir. A nadie le interesa quién usa pañal o no, cómo está o cuántas veces lo has tenido que poner al baño.
  • Esas mismas situaciones en los pasillos de plantas, dejar ir la puerta al marcharse... durante la siesta o de madrugada.
  • El ruido (cacharreo) y las voces entre el personal en el restaurante-comedor (nuevamente, a nadie le interesa quién come triturado, a quién hay que darle de comer, y hasta temas desagradables de oir para los que están comiendo). 
  • ...
  • Todo esto tiene consecuencias en el manejo del paciente geriátrico agitado, con demencia, con déficits sensoriales... Y el personal hace una jornada de trabajo; pero ellos viven 24 horas allí.

Respeta el silencio de los demás,
#sanidadSINruido


Usa en redes sociales #DíaSinRuido (en general) y #sanidadSINruido (para experiencias, propuestas... en centros sanitarios: hospitales, ambulatorios, residencias...)

"Los centros sanitarios son infraestructuras vulnerables al ruido, en virtud de lo cual se pretende explicar la importancia del control del ruido ambiental en dichos lugares, así como promover que los centros sanitarios tomen medidas en esta línea para favorecer el bienestar de los pacientes. La figura de los pacientes es esencial y queremos exponer la opinión recogida en estudios previos de pacientes, familiares y trabajadores en cuanto a ruido ambiental con el hashtag #SanidadSINruido
En #FFpaciente seguimos creyendo que “compartir es sumar” y queremos compartir esta nueva oportunidad  para seguir sumando entre todos, participando y aumentando nuestra red de contactos.
El pasado mes de diciembre, tras varias conversaciones con diferentes pacientes activos que forman parte de esta aventura, plantearon un fantástico proyecto que viene a cambiar conciencias en los centros sanitarios.
El próximo miércoles 27 de abril se celebra el Día mundial contra el Ruido y queremos contar contigo para concienciar a la población acerca de sus efectos negativos y ¿cómo lo vamos a hacer?¡Haciendo ruido!
¿Has vivido alguna situación de estas características? ¿Crees que el ruido en los centros sanitarios es realmente un problema?¿Qué medidas emplearías para solucionar el ruido en los centros sanitarios? ¡Queremos conocer tu opinión!
  • Participa  compartiendo  esta información, posibles soluciones o tu experiencia a través de  tu blog el día 27 de abril, miércoles.
  • Utiliza  el hashtag #sanidadSINruido para dar a conocer la iniciativa a través de las redes sociales. Te animamos a que compartas tu opinión al respecto y a que identifiques a a otras personas interesadas en hacer ruido 😉
Aún puedes hacer más…
  • Comparte entre tus contactos esta iniciativa para que podamos seguir sumando opiniones, personas e historias.
¡Hagamos “ruido” de un Día silencioso para muchos!" Texto completo de @FFpaciente (justificación de la iniciativa): 27 de abril, #sanidadSINruido ¡participa!

En el próximo post propongo algunas acciones que se pueden llevar a cabo en el ámbito sanitario por parte de todos. Pero sobretodo, lo importante es que valores por ti mismo lo que puedes hacer tú.
Ojalá por una vez sea al contrario y el 2 .0 pase al 1.0. Por una #sanidadSINruido.

Algunos artículos de interés:
#DiaSinRuido Sociedad Española de Acústica: Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido (27 de abril de 2016) Justificación y actividades.

Imagen: Por Genoveva Seydoux fotoperiodista enferma de SSC (en su caso Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple).
Póster: Para campaña #sanidadSINruido por @RobertoCruz

Tema Relacionado:
#178 (II) #DiaSinRuido: #sanidadSINruido desde #FFpaciente


Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


6 comentarios :

  1. Recuerdo con espanto cuando tras mi operación de vesícula hace ya años al despertar de la anestesia tenía nueve personas rodeando mi cama. Mi primera frase fue así tal y como suena "iros todos a tomar por culo" ya que aquello era la feria de abril y solo faltaban los caballos. Hace cuatro años mi operación de hemangioma la traté como un secreto de estado, solo se lo dije a mi madre y además le dí instrucciones de no avisar a nadie. Mi mujer construyó una tumba para controlar a su familia, pero me tuve que jamar el espectáculo de mi compañero de habitación que el pobre no hablaba pero sus hijos no hacían más que discutir. Hace años mi hospital controlaba las visitas, con dos tarjetas por paciente y un horario escrupuloso, pero eso pasó a la historia. Ahora es como la calle mayor de mi pueblo llena de bares a cualquier hora, solo falta la charanga para amenizar el ambiente. De las consultas mejor ni hablar, tu has pulido muy bien la situación y hay más tranquilidad en un Real Madrid-Barça que en las salas de espera. La desidia del sistema sanitario en ese sentido es abrumadora, señores: pónganse las pilas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entiendo la respuesta tras la operación porque saca lo peor de mí, y aunque he aprendido con la edad a moderarme la procesión va por dentro y no sé qué es peor.
      Antes nos quejábamos del control de visitas pero vamos a tener que volver a eso ya que está claro que no se nos puede abrir la mano. Nos tomamos hasta el codo.
      Pero también como dices, hay desidia en el sistema sanitario que ni se predica con el ejemplo ni pide silencio.

      Eliminar
  2. Me has dado en todo el punto sensible ;)
    Siempre me han molestado los ruidos altos, no me dejan pensar, me dan dolor de cabeza y me ponen de muy mal humor; nunca he soportado a la gente que grita o el ring del teléfono 13 veces seguidas. Eso de normal.
    Cuando tengo que ir al hospital ya es una tortura, intentas escuchar si te llama la enfermera y pensar lo que le quieres decir al médico y ... niños corriendo, teléfonos sonando, el que realmente no necesita el teléfono por lo alto que habla por él, los 4 que se juntan a hablar a voz en grito de la boda a la que fueron el sábado ...
    Efectivamente este es un país ruidoso, pero lo que no entiendo es la permisividad que se tiene con ello en general y mucho menos en los ambientes hospitalarios donde, como muy bien dices, es nocivo para los pacientes y tiene que ser molestísimo para los trabajadores.
    Me gusta la iniciativa #DiaSinRuido #SanidadSINRuido :)
    Un besazo preciosa, Cleo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría estar más de acuerdo en todo lo que dices.
      Puedes evitar ciertos ambientes (lo que fastidia porque tú también tienes derecho a disfrutarlos), pero al médico, pruebas... hay que ir sí o sí. A ver si entre todos nos ponemos las pilas para mejorar la situación (¡chica tarea!).
      ¡Besazo!

      Eliminar
  3. Más razón que un santo!!y podría ir añadiendo a la lista y no nos quedarían horas en el día para completarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Seguro! Quien vaya puntualmente quizás no lo note tanto pero nosotros tenemos para escribir un libro.

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent