viernes, 7 de agosto de 2015

#97 "Adoro cuando hablas con términos médicos"

(El Día Mundial del Orgasmo Femenino se celebra el 8 de agosto)

"Hablemos de sexo" que decía Elena Ochoa allá por los 90 (si no te parece bien, deberías dejar de leer aquí).
La sexualidad es un tema delicado y complicado; y cuando hay limitaciones por enfermedad aún más, para cualquiera de las partes. Por lo que no quiero personalizar ni profundizar demasiado. Solo exponer algunas reflexiones, hablar de películas de esta temática y dejaros las  paredes de la cueva (el espacio de comentarios) para lo que queráis decir porque, como en otras áreas, también nos afecta en eso.
Nota: Como antes de toda relación, conviene hablar y dejar claras un par de cosas. Luego sin compromiso ;)
Por lo general, os pido que os identifiquéis porque me gusta saber a quién contesto. Pero si os sentís más cómodos en este post como "anónimos", podéis explicar lo que creáis que aporte siendo claros pero respetuosos.
Todo lo que no me parezcan comentarios apropiados y relacionados con el tema los borraré, no porque me ofenda sino por el buen trato que se merecen los lectores de este blog. 


No voy a entrar en temas de educación, cultura o religión. Todos tenemos experiencias muy variadas y más, si tenemos en cuenta que nos reunimos en este punto de encuentro desde diversos lugares.
Lo que sí es cierto - creo que estaréis de acuerdo - es que la sexualidad femenina siempre ha sido tratada de un modo diferente (como si no existiera, como si fuera un código a descifrar, como si fuera algo malo, sucio o inapropiado... si se actúa o habla de ello abiertamente = fresca, si no lo hace = estrecha). Y eso me ha llevado a pensar que lo que es un problema en el hombre, debe serlo doblemente en una mujer. Y me explico.
He dado por hecho (quizás por la imagen que me ha llegado desde varias películas), que cuando los hombres tienen una limitación y no tienen pareja: 1 se masturban (si es factible) 2 tienen deseo pero se aguantan igual que en otros muchos temas ; 3 acuden a la prostitución.
Ahí está la escena de "Nacido el 4 de Julio" (1989) en el que un veterano de guerra sin piernas paga por sexo y acaba llorando aún con la mujer que finge placer sobre él (escena con contenido sexual).
Eso me lleva a pensar que una mujer en la misma situación: 1 se masturba (si es factible) 2 tiene deseo pero se aguanta igual que en otros muchos temas; 3 ¿acude a la prostitución? (lo dejo sin contestar y cada uno que lo piense).
Sin embargo, otra película me dio una perspectiva diferente. ¿Qué pasa cuando estás cerca de los 40 y aún eres virgen y sin pareja? ¿qué pasa cuando realmente quieres tener, sentir la experiencia a pesar de estar postrado en una cama?
"Las Sesiones" (2012, basado en un artículo autobiográfico) habla de este tema acercándonos a la figura de la asistente sexual con humor y humanidad. Es una película que me gustó mucho quizás por las cosas que daba por sentado y no me había llegado a plantear.
Leí, no hace mucho, que en España se querían reglar unos estudios pero no sé realmente hasta qué punto se puede legislar aquí. Y si realmente estarían interesados en ejercerlo ambos sexos y para diferentes orientaciones sexuales.
(En Cataluña hay algunas asociaciones donde se ponen en contacto, a través de un protocolo, a usuarios y asistentes (voluntarios sin formación específica), y alguna de ellas está trabajando en dicha formación - que visto lo visto, no sería oficial).
En cualquier caso me vuelvo a hacer la misma pregunta: ¿Qué ocurriría si una mujer sin pareja y cerca de los 40 quisiera perder su virginidad aún postrada en su cama? (vuelvo a dejarla sin contestar y que cada uno reflexione).
Una película preciosa, o al menos a mí me gustó mucho por tratar entre otros temas la sexualidad adolescente con minusvalías y enfermedades, es "Bajo La Misma Estrella" (del 2014, ganas desde entonces de pillar el libro (2012)). Por si no la habéis visto y os interesa, aviso SPOILER
Ella tiene un cáncer de tiroides que se ha extendido a los pulmones (por lo que usa una mochila de oxígeno).
Él perdió la pierna derecha por un osteosarcoma (cáncer de hueso), ahora en remisión.
Se ven conversaciones tan naturales como el explicar con diagramas en la arena que dentro de los chicos de 19 años que aún son vírgenes, él está en el porcentaje de chicos de 19 años con una prótesis que aún son vírgenes.
Aparecen las inseguridades con el propio cuerpo, avisando de cómo es el muñón, añadidas a una primera experiencia.
Hay la típica, pero inusual, fotografía de dos cuerpos desnudos abrazados bajo las sábanas, esta vez con el tubo del oxígeno enredado con ellos, protagonista más de una vez en el encuentro.
Fin SPOILER.

Luego están las enfermedades invisibles. Las discapacidades invisibles. Esas que ya no te permiten disfrutar del sexo como antaño sin tener presente el dolor, la fatiga, las náuseas... o cualquier otro tipo de síntoma de tu día a día. O inimaginable sin pagar las consecuencias después.
Requiere adaptación tengas pareja o no, como en todos los ámbitos de tu vida. Pero es innegable, que la otra parte también se tiene que amoldar. Nadie dice que sea fácil, no lo es para nadie.
Pero seguimos siendo personas. Con nuestros sentimientos, deseos, fantasías y pasiones. Con nuestras épocas de no disfrutarlo, de inapetencia o frustración... por las razones que sean. Quizás el cuerpo no siempre responda cuando queremos. Del modo que nos gustaría. O con la frecuencia que nos apetece. Pero cuan sexy puede ser nuestro cerebro o dejarse hacer. Cuan sexy puede ser... (de nuevo no digo nada más y os dejo pensando).

Yes, we fuck! es un proyecto de Antonio Centeno (activista) y Raúl de la Morena (realizador) sobre sexualidad en personas con diversidad funcional. En la página podéis encontrar diferentes vídeos de entrevistas sobre el tema. El crowdfunding para el documental terminó en enero de este año.
Como he dicho, la sexualidad es un tema complejo y delicado y en este área aún más; por lo que no he querido tocar las discapacidades intelectuales, que tienen sus propias necesidades.
'The Special Need' (Carlos Zoratti, 2014) es una película documental de un hombre de 27 años con autismo que viaja por Europa con un amigo buscando su primera experiencia sexual (en Italia legalmente es menor de edad, y se considera delito tener relaciones con él).

Imagen: Por Carey Fruth de su Serie American Beauty, que reinterpreta la mítica imagen de la película con mujeres altas, bajas, gordas, flacas, de pechos grandes y pequeños,... en la línea de lo que hablábamos en La mujer real en un mundo de mentira.
Vídeo: Escena de la película "Nacido el 4 de Julio" (1989).

Gus: Espera tienes las manos muy frías
Hazel: Es por la falta de oxigenación
Gus: ¿Hazel Grace? Adoro cuando hablas con términos médicos
(Bajo La Misma Estrella)

Temas relacionados:
#166 #DiaMundialDelSueño: 10 pelis con insomnio
#222 Ir al cine: Siempre es una historia de terror

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes  algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


9 comentarios :

  1. Me gustan tus reflexiones. Yo añadiría la dificultad para hablar con el médico. No recuerdo que jamás un médico me preguntara por este tema. Quizás se da por hecho que es algo que tiene que salir del paciente, sin embargo sí te preguntan si duermes bien, si tienes problemas para comer, etc. Me pregunto ¿es por falta de interés, porque el sexo no se considera una necesidad vital o es porque al médico le da tanta vergüenza como al paciente sacar el tema? Por lo que sea creo que hay muchos enfermos crónicos que pasan toda su vida sin resolver cuestiones que a lo mejor tienen soluciones fáciles. O quizás no tan fáciles, pero al menos se debería poder tratar en la consulta sin ponerse rojo. Ojalá las próximas generaciones consigan superar estos tabús y hablar con mayor libertad de temas que deberían considerarse como un síntoma o una parte más de la enfermedad que cada uno padezca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has añadido un punto muy importante. Y ahora la que se queda pensando soy yo :)
      De todos los médicos que me han visto (y son muchos), sólo me ha preguntado la reumatóloga si tenía dolor durante las relaciones y si lubricaba bien porque era necesario para el diagnóstico del Síndrome de Sjögren (sequedad). Como si te pregunta si tienes los ojos y la boca seca.
      Es cierto que es un punto que no se toca en las consultas, a no ser que el paciente pregunte directamente, cuando debería ser un tema más a tratar como tú dices.

      Eliminar
    2. A mí en la consulta del reumatólogo me preguntan muy a menudo si uso anticonceptivos, porque la medicación que tomo es incompatible con un embarazo. También me han preguntado a veces si estoy casada o si tengo pareja estable, y siempre he dicho que no; a lo mejor si hubiera dicho que sí, sí que me habrían preguntado por el tema, vete a saber.

      Lo que sí he visto en la sala de espera es un montón de folletos y trípticos sobre el tema publicados por la asociación nacional que toque o por el propio hospital, dando consejos e invitándote a hacer todas las preguntas que quieras a la asociación o a tu médico, así que creo que la cosa va en la línea de lo que cuenta Domando: si tú no lo mencionas, ellos no preguntan. Como en tantos otros ámbitos de estas enfermedades, por otro lado.

      Es un tema muy jodido porque, al tener una enfermedad invisible, la gente da por hecho que tienes una vida normal, y no es así. Y al igual que cuando dan por hecho que puedes trabajar, y salir de fiesta, y ayudarles con la mudanza y correr medias maratones porque total, «you don't look sick», y si no lo haces es que eres un vago o un sosángano, duele *mucho* que den por hecho que podrías tener una vida sexual normal si quisieras, y que si no la tienes es porque eres una estrecha o una «rarita». No porque necesites una empatía, comprensión y paciencia infinitas por parte de la otra «parte contratante», y porque encontrar eso a día de hoy sea como hallar una aguja en un pajar. Claaaaro que no.

      Tampoco es algo que yo haya conseguido hacerles entender, francamente. Como evangelizadora, no valgo un duro. Además, hablar de este tema ya me afecta bastante (igual que hablar de cualquier otra limitación «no visible» fruto de la enfermedad) como para gastar cucharas en hablarle a una pared.

      Anna*

      * (no quería dejar el comentario como anónimo, porque aquí todos somos una «family» y siento que os lo debo, pero te agradecería que no me citaras el nick en Twitter esta vez : ( )

      Eliminar
    3. Me siento totalmente identificada contigo. Una cosa más en la que como "no se ve", "no afecta". Y es complicado como todo lo demás.
      Si la gente se queja de que es difícil encontrar a alguien (ya sea para un encuentro o una relación), ¿qué hay cuando tienes una "tara" importante?
      Si tienes pareja cuando enfermaste, se adaptará más o menos, continuará a tu lado o no.
      Pero cuando no la tienes, si ya cuesta mantener amistades y familia, dejando al margen el sexo en sí, ¿dónde están las energías SOLO para todo lo que hay que hacer al inicio de una relación (salidas, cenar, cine, pasear...)? Cancela plan una vez y puede que lo entienda, cancela dos y ya veremos.
      Es un "trabajo extra" que al menos yo no me puedo permitir.

      Eliminar
  2. Buenas tardes,

    Tenéis razón los médicos no preguntan nada respeto al sexo pero como siempre voy a todo con mi novio,él les recalca que no tengo libido sexual y que no lubrico, me tuve que comprar vaginesil. Quien me lo iba a decir a mi que utilizaría eso que anunciaban en la tv! Jeje yo en verdad les cuento todo aunque me de vergüenza pero el tema sexual en nuestras enfermedades es muy duro porque por parte de tu pareja, rollo, marido etc pero más por la nuestra. Yo aveces me pongo a llorar porque ya no me siento mujer pero espero que con los ańos y la medicación que me vayan cambiando pueda volver a sentir el séptimo cielo al menos ��
    Viva el dia del orgasmo femenino!!! Abrazos mil a todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy las gracias por comentar porque a (casi) todos nos da reparo este tema por ser algo tan personal.
      La libido, si no es por la enfermedad (directa o indirectamente) es por alguna medicación, se ve muchas veces afectada. Y es como obligarte a comer sin ganas. Por lo menos para la sequedad sí hay alguna cosita; pero para el deseo ya se podrían poner manos a la obra (no va con doble sentido jaja) y sacar algo como hay viagra para los problemas de erección. Nos puede afectar a todos.
      Lógico que de vez en cuando vengan pensamientos negativos pero tienes un chico que te apoya y eso es fantástico. Por algo será ;)

      Eliminar
    2. Parece que tras varios años se ha aprobado finalmente la comercialización del primer fármaco para el bajo deseo sexual femenino con sus "peros" (hay que tomarla a diario y puede provocar hipotensión y desmayos además de nauseas, mareos y somnolencia - ¿de verdad que así te vas a poner a tono?).
      Señoras y señores la Flibanserina (Addyi)

      Eliminar
  3. Y topamos con la Iglesia, como se suele decir....
    El deseo y las ganas están ahí, aunque no con la misma intensidad que antes cuando estaba sana... A eso le sumamos que me canso más en el acto, que si me duele la espalda, que si me chasca tal articulación... Vamos, que mi marido me debe de querer mucho, porque el plan no ayuda mucho a subir la lívido de nadie...
    A esto le sumamos los inmunosupresores, la quimio en pastillas, etc... Y siempre acabo con alguna infección, inflamación u otra herida de guerra...

    Lo que es verdad, es que muchísimas veces pienso y siento que he dejado de ser la mujer-amante de mi pareja, que no estoy a la altura, y que acabará yéndose con otra que satisfaga sus necesidades. Es una sensación que me hunde en la miseria, en la pena absoluta...

    Ojalá esto pueda cambiar algún día... antes de perderle... o de perderme yo misma en la espiral de la insignificancia como mujer.

    Un abrazo y enhorabuena por el post!! No es un tema fácil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tema muy complicado para ambos. Y hay que tener muy buena base y comunicación.
      Pero bueno, igual que a una mujer sin pecho no la vemos menos mujer, nosotras tenemos otras carencias y hay que aprender a suplirlas (y a asimilar pérdidas) en equipo cuando hay pareja, pero también una misma cuando no la tienes.
      (Hablo en femenino porque han escrito mujeres hasta ahora, pero estoy segura que hay hombres que igualmente tienen otros problemas en este terreno cuando les afecta la enfermedad o la medicación).
      Un abrazo

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent