#224 ¿Quién susurra a los caballos? Abandono y #maltratoanimal

(El Día Mundial de los Derechos de los Animales se celebra el 10 de diciembre)

*Actualización 10-12-2016, al final del post*

Conocemos historias tremendas con final más o menos feliz, según los casos, de perros y gatos maltratados o abandonados a su suerte. No todo el mundo sabe el trabajo que hay detrás de una adopción: la búsqueda de casas de acogida, los gastos veterinarios y de manutención que ocasionan, las esperadas adopciones con contrato de seguimiento… lo que se pelea para que cada uno de ellos tenga una segunda oportunidad. Por no hablar de aquellos que desafortunadamente nunca podrán disfrutar de una vida mejor y se marchan después de una larga lucha, mucho sufrimiento o simplemente encuentran su descanso en una camilla quirúrgica.
¿Pero os imagináis extrapolar todo eso al mundo de los équidos (caballos, asnos…)?
Vamos a ponernos un poco en situación.

La historia del Ser Humano ha estado estrechamente vinculada al caballo, al asno, al mulo… debido a su fuerza, capacidad de trabajo o velocidad. La carne fue usada como alimento antes de ser domesticados. Pero más tarde se utilizaron como transporte, animal de carga, herramienta de trabajo en el campo, la caza o incluso, en el caso del caballo, hasta como moneda de cambio; cobrando gran importancia en episodios bélicos, la pintura y el arte en general. Actualmente participan en certámenes de belleza o competiciones hípicas (saltos, carreras…), teniendo un papel importante en ferias de ganado y romerías como El Rocío (inevitable hablar de ello más adelante).
Poco a poco el uso de estos animales se desplazó, especialmente desde la Revolución Industrial, con la introducción del coche, el tren y vehículos de trabajo como el tractor.
Hace unos años, sin embargo, hubo un gran auge en la posesión de caballos en Andalucía, al menos en la provincia de Málaga.
Con el negocio del ladrillo se hizo mucho dinero en la costa; y ya no bastaba con una casa más grande, un coche más lujoso, ropa más exclusiva y cara… Encontraron otra manera de hacer ostentación de su poder económico: Adornar un terreno con uno o más caballos.
Evidentemente cuando se compra/regala un animal por la moda del momento se trata tan sólo de un capricho. Y se desconocen completamente las necesidades y responsabilidades que traen consigo la adquisición de un animal de tal envergadura (instalaciones adecuadas, cuidados diarios, alimentación, gastos veterinarios…). Un desembolso importante que hoy en día no todos pueden afrontar de la misma forma.
El maltrato o abandono de caballos, mulos, burros… no es un tema nuevo: Deshacerse de un animal que se hizo viejo, dejó de ser productivo o simplemente ya no llama la atención de su dueño es algo aún demasiado habitual en nuestro país. Pero con la crisis el número de casos no ha hecho más que crecer.
De esto puede dar buena cuenta la Asociación CYD Santamaría con un albergue en la provincia de Málaga, que ha visto como en los últimos años se han quedado pequeñas sus instalaciones (actualmente acoge a 60 caballos y otros 90 animales).


Historia de la foto en el blog de CYD Santa María

Concordia Márquez es la presidenta de esta asociación. Si algunos nos hemos encontrado en la situación de dar con un animal abandonado, herido… y nos hemos decidido a subirlo al coche o llevarlo a casa, aún sabiendo el problema que iba a suponer; imaginaos cuando Concordia, que entonces participaba en concursos ecuestres, se encontró con un caballo en muy mal estado junto a la carretera por la que circulaba, lo subió al remolque donde llevaba a su montura y no supo qué hacer (a dónde llamar, a dónde acudir). Existía un gran vacío legal y administrativo; y fue ahí donde empezó todo hace ya más de diez años.


Algún tiempo después, y tras abandonar la competición, compró un terreno con su marido y con ayuda de su familia, que se trasladó desde Valencia, pusieron en marcha este proyecto para dar cobertura a todos esos equinos que necesitaban ayuda en Málaga y alrededores.
Aunque la ley de protección animal en Andalucía data del 2003, todavía queda mucho trabajo para el correcto cumplimiento y aplicación de la normativa vigente. Un vacío administrativo que aún existe a estas alturas, motivo por el cual la asociación y el Seprona (cuerpo especializado de la Guardia Civil de Servicio de Protección a la Naturaleza) trabajan estrechamente.
Una de las consecuencias visibles del abandono (porque suele salir en prensa) es el peligro de accidentes de tráfico. Cuando se detectan caballos, ponis, mulos… abandonados, heridos o maltratados en áreas rurales se suele contactar con el Seprona.
El problema es que aunque los agentes acuden y denuncian cuando procede, a menudo se encuentran atados de pies y manos cuando el animal necesita un sitio físico donde ser tratado o retirado. No existen instalaciones propias de la Administración; y se ven obligados a trabajar con las escasas asociaciones que se dedican a dar refugio a este tipo de animales, que cuentan con medios económicos más que insuficientes para ejercer esta labor de ayuda: La asistencia veterinaria necesaria (en ocasiones en el mismo lugar o después de trasladarlo al refugio), el cuidado y mantenimiento del animal, la puesta en marcha de apadrinamientos y adopciones; También se realizan campañas de asistencia veterinaria en ferias de ganado y similares, así como labores de información y educación a través de charlas, conferencias, programas de radio y televisión. 

Desgraciadamente cuando los miembros de la asociación acuden a una emergencia, con demasiada frecuencia el estado físico del animal es tan lamentable que, o bien se practica la eutanasia en el mismo lugar donde se encuentra para acortar su sufrimiento; o una vez se traslada al refugio y recibe las atenciones que necesita, queda al cuidado de los trabajadores hasta el fin de sus días si consigue superar sus heridas; porque las secuelas psicológicas (el miedo más que justificado, los trastornos de conducta...) son tan importantes que hacen que a menudo sea imposible encontrarles un nuevo hogar. Y tampoco nos engañemos, las deformidades, las amputaciones… no son precisamente un buen reclamo.
Y de ahí el papel relevante que adquieren los apadrinamientos y el teaming para sufragar los costosos gastos veterinarios (cirugías, curas…), de alimentación, transporte, mantenimiento de las instalaciones y, en general, todo lo que supone sacar adelante este proyecto.
Sólo en escasas ocasiones y con un nivel de exigencia muy alto tienen lugar las adopciones. Y no es por capricho: La buena fe no basta y no es la primera vez que un caballo viene de vuelta tras una adopción. Se trata sobretodo de evitarle más sufrimiento inútil.
El contrato de adopción se puede leer íntegramente en su página web.
En cuanto al formulario se piden básicamente unos datos de contacto, de la vivienda (instalaciones, equipación…), del adoptante (experiencia previa, referencias…) y del animal (perfil que se busca).


“Para que algún día lo raro sea no denunciar”.
Pero una de las tareas más importantes, desde mi punto de vista, es la de denuncia. 
En un país donde la ley de protección animal es relativamente reciente y su cumplimiento casi una quimera, el denunciar situaciones de maltrato o abandono de animales es todavía poco frecuente.
La Asociación tiene un teléfono para estos casos (658 900 600) y un formulario on-line donde facilitar datos de contacto, lugar donde se encuentra el animal (vallado, sombra, agua…), persona que denuncia el hecho (si ha sido testigo, desde cuándo…) y fotografías.
A partir de esta información se hace un seguimiento para recopilar evidencias suficientes y de utilidad, de forma que llegado el momento del juicio sirvan como prueba contra la persona responsable del maltrato o abandono.
Desafortunadamente gran número de *fiscales y jueces todavía tienen que sensibilizarse (y mucho) con temas de medioambiente y maltrato animal.



Por último, la puesta en marcha de campañas de asistencia veterinaria en ferias de ganado pretende garantizar el bienestar de los caballos y otros animales de su competencia.
Sin embargo hay todavía una asignatura pendiente. 
La romería de El Rocío, que se celebra en Pentecostés por lo que la fecha varía de finales de mayo a principios de junio, es la mayor concentración de equinos de Europa durante una semana.
Quien más, quien menos tiene idea de en qué consiste "El Camino" y los festejos. Lo que no me queda tan claro es el número de caballos, mulas y bueyes que participa en la peregrinación. Las cifras bailan bastante. Lo que sí queda patente cuando se busca un poco de información sobre el asunto, es que más de una veintena de caballos y mulas mueren en el trayecto cada año. Y el número, lejos de disminuir, va en aumento. Eso sin tener en cuenta aquellos que morirán o tendrán secuelas físicas una vez vuelven a sus lugares de origen.
En reiteradas ocasiones el Seprona parece haber manifestado que la mayoría de estas muertes están relacionadas con un maltrato más o menos intencionado según los casos: principalmente cansancio, hambre, sed, horas de exposición al sol...
El problema es que son alquilados por personas que o bien no conocen las necesidades de estos animales (sentido común cuanto menos) o bien, porqué no decirlo, no están en las mejores condiciones para hacerse cargo de un ser vivo.
Por otra parte, a menudo estos caballos y mulas pasan el año en cuadras y, sin un entrenamiento previo, realizan esfuerzos desmedidos durante una semana: Tiran de remolques excesivamente cargados, andan durante horas y horas con el jinete sobre sus lomos sin descansos, comida, agua o una sombra donde cobijarse un rato. Y lo que aún parece inconcebible, maltrato. Maltrato puro y duro, como denuncian los agentes del Seprona.
Antes que PACMA, la Asociación CYD Santa María ha llamado la atención en los últimos años sobre el tema, ofreciendo además asistencia veterinaria gratuita (puntos de control en los que se determinaría cuándo un animal no está en condiciones de continuar), lo que evitaría o al menos disminuiría el número de fallecimientos o las consecuencias del esfuerzo; pero hasta ahora parece haber una negativa por parte de la organización.

Estoy segura de que como en el caso de perros y gatos, a pesar del abandono y el maltrato, hay grandes amantes de los caballos y sus parientes. Pero en España con la excusa de la tradición, existen aún demasiadas prácticas que son del todo inaceptables. Y ya va siendo hora de que entre todos marquemos la diferencia de una vez por todas.

+ Info: 
Twitter @CYD_santamaria
Página web: CYD Santa María

Actualización 10-12-2010: La asociación, como otras protectoras de animales, se vio afectada por las inundaciones en Málaga. Este es su agradecimiento a la ayuda desinteresada Filosofía pura

Imagen: Foto del blog de la web de la asociación (link al pie de la misma).
Viñeta: Por Paco Catalán.
Nota: Texto propio adaptado y actualizado de un artículo semipublicado para boletín animalero con el que colaboraba hace años.
* La viñeta se refiere al juicio a la presidenta de la "protectora" Parque Animal de Torremolinos en el que Piden solo un año de cárcel por matar a 2.183 perros y gatos con “una lenta y dolorosa agonía". El fiscal solicita para cada acusado:
  • Un año de prisión por el delito continuado de maltrato animal  
  • 3 años de inhabilitación para profesión que tenga relación con los animales
  • Multa de 7.200 euros por el delito de intrusismo
  • Multa de 7.200 euros por el de falsedad documental 

Temas relacionados:
# 92 Solo si es contigo #noabandonesadopta (desgraciadamente son muchos los animales que se abandonan, no solo gatos y perros).
#114 Día Mundial de los Animales: The World Is Where We Live

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)



4 comentarios :

  1. Me enfada y me rompe el corazón el maltrato de cualquier tipo, y el de los animales es... Ellos no pueden denunciar, ni defenderse por sí mismos. Son tan buenos, tan inocentes, tan fieles que son capaces de "sonreir" mientras les están matando.
    El tema de la Romería es atroz, no sé como permiten a ciertas personas en determinados estados de embriaguez y demás cositas hacerse cargo de un ser vivo, y cuando digo ser vivo abarco desde los animales hasta a los menores. Se me cae el alma cuando luego veo en la televisión los caballos muertos y tirados, imagino que no ponen a todos y que son más los que acaban de esta manera.
    En fín, ojalá que todos los esfuerzos que se realizan para evitar el maltrato animal vayan llegando a algún lado. Lo que veo es que aparte de castigar al delincuente, hay que trabajar más en la concienciación de la importancia de la vida de un animal.
    Vaya charla que he echado! XD
    Un besazo guapa. <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Charla más que adecuada porque tienes mucha razón en todo lo que dices. Más concienciación, penas y moderación cuando eres responsable de otra vida.
      Nunca deja de sorprenderme como animales que fácilmente podrían rebelarse por tamaño o fuerza son maltratados e incluso matados por sus dueños por ese miedo pero también por esa fidelidad de la que hablas. Por eso tenemos que ser su voz.
      Gracias Ana, un besazo.

      Eliminar
  2. Hoy no voy a volver a dar mi opinión sobre el abandono y el maltrato animal, ya todo el mundo sabe que me pone de muy mala leche (por decirlo finamente). Ni siquiera voy a soñar con que la gente denuncie (si son capaces de no hacerlo en el caso de maltrato a personas ... :( ).

    Hoy voy a darte mil gracias por tu labor de difusión; me has dejado pasmada con lo que cuentas de El Rocío, con las cifras de abandono de caballos, con lo de parque animal de Torremolinos ... Gracias por todas esas cosas que no sabia, ojalá que este post sirva para que un mayor conocimiento impida que estas cosas sigan pasando (o, al menos, no tanto).
    Un abrazo grandote niña, Cleo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo que no soy capaz porque no lo soporto. Pero ojos que no ven corazón que no siente y por eso es necesario que se sepa para reaccionar y actuar.
      Desde luego no te falta razón con lo de denunciar. A mi madre le dijeron hace años que si se abandonan abuelos en las gasolineras cómo no se va a hacer con un perro.
      Gracias y ¡un abrazo enorme Cleo!

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent