#208 Perra vida con #Lupus

(El Día Internacional del Perro se celebra el 26 de agosto)

Los perros también tienen Lupus. Y uno de los animales más conocidos con la enfermedad fue Millie, una cocker spaniel inglés que vivió en La Casa Blanca con la familia Bush.
Murió de neumonía a los 12 años de edad.

Creo que no es Millie pero no importa, todos los cockers son iguales.
...¿o a lo mejor no?

  • No parece enferma
  • Pues no estará tan mal cuando sale
  • Qué seria, ya podía cambiar la cara para una vez que sale
  • Pues es muy joven para tener tantas cosas
  • Pues es muy joven para no ir andando
  • Pero está muy guapa


  • No parece enferma
  • Pues para bailar no está tan mala
  • Luego mañana dirá que no puede
  • Mañana dirá que le duele todo 
  • Luego que está cansada



  • No parece enferma
  • Vaya cara, encima que están con ella
  • Que haga manualidades, que seguro que va bien para lo suyo 
  • Si puede hacer eso, ¿por qué no puede hacer esto?




  • No parece enferma
  • Yo creía que con lupus no se podía tener hijos
  • Ahora los hijos tendrán lo mismo que ella
  • Esta perra se pasa la vida sentada, oye


  • No parece enferma
  • Es muy joven para estar siempre sentada
  • No hay quien te toque
  • A ti lo que te hace falta es tomar un ratito el sol


  • No parece enferma
  • Para viajar no está mala
  • Para irse de vacaciones no está tan mal
  • Sonríe para una vez que sales


  • No parece enferma
  • Pues si sale en las revistas no estara tan mal
  • Si canta y baila ¿cómo va a estar mala??
  • Pues los famosos que tienen lupus están estupendamente
  • Ha engordado. Ya se podía cuidar para salir en las revistas


  • No parece enferma
  • ¿Sentada? ¿EN SERIO?


  • No parece enferma
  • De verdad, no le falta oportunidad para estar tirada
  • Definitivamente: Es vaga

Pero no se acuerdan que haga lo que haga tiene dolor, fatiga, cefalea, los nervios de punta, rigidez, cambios de humor, problemas cognitivos...
Y aún así tiene que vivir. Aunque así, tirada en el sofá, no vean que no ha salido de casa durante días pagando la factura que hay tras una actividad cualquiera, haya sido ocio u obligación.
Hay Millies que llevan el ajetreo que cualquier mamá sana pero con esa mochila encima. Hay Millies que viven solas y apenas pueden cuidar de sí mismas. Hay Millies que estudian aunque la cabeza y la fatiga les obliguen a ir por detrás de sus compañeros. Hay Millies que trabajan más allá de lo que les permiten sus cuerpos. Hay Millies que callan años de maliciosos rumores "confesando" que tienen lupus y tras su vuelta a los escenarios tienen que cancelar la gira. Y Millies que se han visto obligadas a dejar de trabajar aunque eso signifique no tener ingresos para vivir. Hay tantas Millies (hembras y machos) como Lupus, cada una con sus circunstancias. 

LIKE A BOSS


Temas relacionados:
179 #Lupus: 10 preguntas básicas por el #DiaMundialDelLupus
#181 Lupus La bestia interior que te devora por dentro

Si te gustó, +1. Si socializas, comparte. Si tienes algo que decir, ¡comenta!
(Si tienes problemas para comentar desde dispositivo móvil, prueba a entrar desde G+)


5 comentarios :

  1. Qué bueno... y qué triste :( No puedo añadir más porque es así tal cual. La comparación o simil con el animalito es impactante junto con las afirmaciones.
    En una palabra: demoledor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó como lo has escrito, ¡genial! :)

    Por lo demás y, como siempre, tienes toda la razón; y ahora en verano más (pero si está de vacaciones y apetece salir de noche, como puede estar fatigada?? ...)
    Lo siento porel mundo, pero yo ya paso de esos comentarios, vengan de quien vengan; llevo oídos tantos que ya no me afectan (bueno, casi no me afectan ;)
    Un beso niña, Cleo

    ResponderEliminar
  3. Una de las tentaciones en las que debemos estar atentos de no caer (los crónicos) es en la culpa. Impuesta o autoasumida.
    El disfrutar de alguna actividad y tener la necesidad hacer reposo luego o antes a mí me genera algo de eso. Sé que es parte de esta nueva condición de vida, pero aún así suelo verme envuelta en sensaciones de culpa o autoreproche por dejar de lado algunos compromisos y obligaciones en desmedro de otras actividades.
    Esto lleva a tener que priorizar cosas en nuestra lista de ocio/obligaciones, y a veces pelear conmigo es más duro que con los demás, jaja
    Como muchas cosas en la vida, es una cuestión de aprendizaje ¿no?
    Insisto en dos cosas: que me gusta mucho como escribís, y que me siento sumamente afortunada por tener a quienes tengo a mi alrededor

    ResponderEliminar
  4. Una de las cosas que peor se lleva es esa historia de que al estar enfermo parece ser que no tienes derecho a disfrutar de la vida. Todas esas actividades que le encantan a la gente como la fiesta, las vacaciones o las veladas nocturnas son prohibitivas. Todo eso lo haces a pesar de dolores, fatigas o malestares varios solo por el hecho de compartir tu vida y que esta no sea igual que la del Conde de Montecristo. Lo que no tienen ni idea es el monumental esfuerzo que tienes que hacer para aguantar las chorradas que te sueltan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, y esto se acentúa cuando, para disfrutar de algo, hay que dejar alguna ¿obligación? (como trabajo fuera o en casa). El reproche debería poder entrar por un oído y salir por el otro, a eso me refiero cuando me cuesta más pelear conmigo que con los demás. La culpa que nos imponen los demás a veces (no siempre) es responsabilidad nuestra. Con frecuencia nos encontramos asumiendo roles que nos perjudican (generalizando ¿eh?, no todos los casos han de ser iguales)
      La educación del paciente y su entorno es fundamental.

      Eliminar

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG

AYÚDAME A ACREDITAR LAS FOTOS DEL BLOG
Imagen diccionario: Dani Torrent